"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El matrimonio igualitario en Irlanda suma el apoyo de uno de sus obispos anglicanos

Los derechos LGTB son “el gran asunto de justicia de nuestro tiempo”. Así de contundente se ha mostrado el obispo de Cashel y Ossory, una de las doce diócesis de la Iglesia anglicana de Irlanda. Michael Burrows se ha comprometido a apoyar la campaña del sí en el referéndum sobre el matrimonio igualitario que se tendrá lugar el próximo 22 de mayo.

Burrows, uno de los miembros más progresistas de la Iglesia de Irlanda, se suma a su compañero el obispo de Cork, Cloyne y Ross, Paul Colton, que ya en 2014 se pronunció explícitamente a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. Dos años antes, los dos prelados habían votado en contra de una moción del Sínodo de la Iglesia de Irlanda que, a pesar de ello, fue aprobada y ratificó la posición contraria a este derecho de la confesión anglicana (la segunda del país por número de fieles).

Ahora, Burrows ha dado también el paso de apoyar sin ambages la igualdad LGTB. “Creo desde hace tiempo que las iglesias deberían tomarse muy en serio la trayectoria de las leyes sobre derechos humanos”, declaró. El matrimonio entre personas del mismo sexo es “un desarrollo lógico y oportuno en el avance de las reformas legales y la igualdad”, añadió. El obispo calificó la lucha por los derechos LGTB como “el gran asunto de justicia de nuestro tiempo” y lo comparó con la abolición de la esclavitud o la emancipación de las mujeres.

El posicionamiento sin reservas a favor del matrimonio igualitario de Michael Burrows cobra mayor relevancia aún al contrastarlo con el del obispo católico de Elphin, Kevin Doran. El pasado mes de marzo, en una entrevista, Doran comparaba ser homosexual con tener síndrome de Down o espina bífida, para justificar que ello no puede ser la voluntad de Dios. La Iglesia católica, que lidera la oposición al matrimonio igualitario, ha advertido que su campaña ante el referéndum se centrará en el peligro de “la redefinición de la familia” y en los “intereses de los niños”. Y ello a pesar de que, sea cual sea finalmente el resultado de la consulta popular, las parejas del mismo sexo seguirán teniendo derecho a la adopción en igualdad de condiciones, gracias a la nueva ley aprobada a principios de este mes.

El incierto resultado del referéndum sobre el matrimonio igualitario

El referéndum del 22 de mayo dirimirá si se reforma la Constitución irlandesa para que se permita unirse en matrimonio a las parejas del mismo sexo. Los expertos están alertando de que los partidarios de que no se permita el matrimonio entre personas del mismo sexo, con la jerarquía católica a la cabeza, siguen sustentando su oposición en un argumento de gran fuerza emocional entre sus bases: los niños deben tener un padre y una madre. Pero esa cuestión no se dirime en el referéndum, y de hecho queda ya zanjada con la aprobación de la Ley para la Infancia y las Relaciones Familiares. Un argumento basado en una falsedad que no obstante parece estar dando sus frutos y que hace prever una movilización masiva de los detractores de los derechos LGTB, a pesar de ser minoritarios en las encuestas. La postura favorable a esos derechos, que se basa en la bondad de la igualdad, cuenta con la simpatía de la mayoría de la población, pero no parece tener la fuerza emocional necesaria para que esa simpatía se materialice en votos.

Los mismos expertos recuerdan la campaña de los contrarios al derecho al divorcio cuando se convocó el referéndum en 1995. Se basó en unas imágenes que mostraban a un niño que rebotaba de su padre a su madre, hasta que el padre desaparecía y el niño quedaba con un mano tendida en espera de la figura paterna. El divorcio, según sus detractores, suponía el abandono de los hijos. Las encuestas mostraban que los partidarios del derecho al divorcio doblaban en número a los detractores. Sin embargo el referéndum se ganó por un escueto 50,2% de votos favorables frente a 49,72% de votos contrarios. La movilización de la minoría que se oponía al divorcio, fuertemente motivada emocionalmente, fue masiva, la de los partidarios, no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.