"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El cine LGTB del 64º Festival de San Sebastián (I): críticas de «In Between», «Rara», «Jesús», «As You Are», «Orphan» y «Rage»

Apolo vive enfrente - banner

Estamos de celebración porque el 64º Festival de San Sebastián se ha zanjado como la edición con mayor presencia LGTB hasta la fecha. Así, doce largometrajes de temática LGTB de muy diversa índole se han visto las caras durante tan maravillosos nueve días. Además, cuatro de ellos han competido en la Sección Oficial, la cual el año pasado tan sólo tuvo sitio para le mediocre Freeheld [crítica]. De estos films (Jesús, As You Are, Orphan y Rage), os hablo hoy, pero antes voy a centrarme en las dos grandes películas LGTB del certamen, reconocidas con el Premio Sebastiane (In Between) y el Premio Sebastiane Latino (Rara), dos clásicos instantáneos.

bar-baharReceptora del Premio Sebastiane, así como del Premio de la Juventud y del Premio TVE ‘Otra Mirada’, In Between (Bar Bahar, 2016) se ha convertido en el film más laureado del 64º Zinemaldia pese a partir de la humilde categoría de Nuev@s Director@s. En él, tres jóvenes palestinas con pasaporte israelí (Mouna Hawa, Shaden Kanboura y Sana Jammalieh) tratan de vivir libremente en Tel Aviv, habiendo de enfrentarse a los prejuicios de una sociedad que las infravalora por el mero hecho de ser mujeres. La amistad se convierte así en el principal elemento al que aferrarse para hacer frente al mundo, lo que da lugar a escenas encantadoras donde el humor y la emotividad se dan constantemente la mano. De hecho, pese a contener una dura crítica social, nos encontramos ante una de las cintas más entretenidas que han pasado por el festival, lo que se debe al buen uso que hace de la narrativa cinematográfica convencional, presentando bien a todos y cada uno de los personajes y planteando historias sencillas pero bien contadas (algo básico, pero no por ello generalizado). Se trata de un excelente debut de la escritora y realizadora Maysaloun Hamoud, a quien deseo una larga y próspera carrera.

raraEl mencionado Premio Sebastiane podría haber recaído perfectamente en la chilena Rara (2016), que hubo de conformarse con el Premio Sebastiane Latino pese a tratarse de una de las películas LGTB más importantes de todos los tiempos. Sí, sin exagerar. Y es que en la ópera prima de Pepa San Martín encontramos un ataque frontal a la homofobia imperante ejercido mediante la mejor arma: la sutileza. Así, la historia de dos niñas (impagables Julia Lübbert y Emilia Ossandon) que, desde el divorcio de sus padres, viven con su madre (Mariana Loyala) y la pareja de esta (Agustina Muñoz) es un ejemplo perfecto de cómo la sociedad nos inculca homofobia desde que nacemos (lo cual, sobra decirlo, hacemos sin ella). De hecho, la encantadora cinta parte del caso real de la jueza Karen Atala, a la que fue arrebatada la custodia de las hijas por el mero hecho de ser homosexual. La fresca naturalidad desprendida, tanto por el guion, como por las interpretaciones, da lugar a acogedoras instantáneas de vida familiar que echaremos de menos nada más terminar tan maravilloso visionado. Además del Sebastiane Latino, Rara se hizo con el Premio Horizontes de la sección Horizontes Latinos, donde competía con cintas de mucho mayor presupuesto y prestigio.

JesusVistas las dos joyas LGTB del certamen, pasemos a la siempre irregular Sección Oficial. Y empezamos sin cambiar de país. Jesús (Jesus, 2016) constituye el segundo trabajo del chileno Fernando Guzzoni, quien precisamente se hizo con el premio Nuev@s Director@s de este mismo festival con Carne de perro (2012), protagonizada también por un radiante Alejandro Goic que en esta ocasión encarna al padre de un adolescente perdido en la vida a raíz de una sociedad violenta y vacía. El joven Nicolás Durán encarna con arrojo a Jesús, protagonizando con coraje escenas de sexo y violencia excesivamente gráficas. Y es que, tras un fascinante (pero, visto en perspectiva, superfluo) inicio de explosivos números musicales, la cinta se limita a hacernos partícipes de lo cruda que puede ser la existencia cuando se carecen de lazos afectivos u otras motivaciones vitales. Personalmente, no encontré placer alguno en su visionado, pero, ya que para gustos colores, os comparto la opinión de Pamela Pianezza (Variety), quien define Jesús como “un intenso thriller dramático que explora la brecha generacional entre los adultos que crecieron con la dictadura de Pinochet y los jóvenes de hoy en día”, añadiendo que “Guzzoni se destaca como una de las nuevas voces más excitantes de Chile”. Que cada cual decida.

as-you-areReceptora del Premio Especial del Jurado del pasado Festival de Sundance, As You Are (2016) constituye la ópera prima de Miles Joris-Peyrafitte, quien también firma el guion junto a Madison Harrison, así como la música junto a Patrick Higgins. Probablemente haya abarcado demasiado, ya que el resultado es bastante irregular, pasando de un planteamiento interesante a un nudo difuso y una conclusión perdida en sí misma. Una pena, porque los protagonistas (Owen Campbell, Charlie Heaton y Amanda Stenberg) están fantásticos como el clásico trío de amigos-o-más que surge a modo mixto de salvación y perdición cuando se desea fervientemente algo a lo que aferrarse; así, los dos chicos entablan una relación especial a raíz del repentino emparejamiento de sus progenitores, actuando ella como elemento, tanto de unión, como de desmembración. Funcionan mejor las escenas más sencillas, en las que los personajes se limitan a conocerse, que los burdos intentos del realizador por crear tensión (las declaraciones tomadas a modo documental sobran por completo). Al final, encontramos una mezcolanza de drama de autodescubrimiento y thriller sobre las consecuencias de una sociedad violenta por naturaleza que no va a ninguna parte. Aun así, se deja ver, gracias sobre todo al carisma de un Heaton recién salido de la serie de moda, la nostálgica Stranger Things.

orphelineDe regreso a Europa, el francés Arnaud Des Pallières nos cuenta en Orphan (Orpheline, 2016) la(s) historia(s) de una (o varias) mujer(es) a lo largo de varias etapas de la vida: la niñez, la adolescencia, la juventud y la madurez, todas ellas atormentadas por el peso del pasado. Vega Cuzytek, Solène Rigot, la maravillosa Adèle Exarchopoulos de La vida de Adèle (2013) y Adèle Haenel son las encargadas de dar vida a tan afligido(s) personaje(s) en lo que constituye un film frustrantemente fragmentado donde cuatro vidas que podrían resultar la misma se entrelazan sin pistas claras. Si ya os habéis perdido, es normal: la cinta busca transmitir al espectador la misma ansiedad experimentada por sus personajes. El trabajo fotográfico de Yves Cape, en cuya carrera destaca Holy Motors (2012), contribuye a la sensación de desasosiego que inunda al film, siendo las bellas protagonistas retratadas con desfavorecedores primeros planos que parecen oprimirlas aún más que el cruel contexto. Que todo ello parta de vivencias reales de Christelle Berthevas, quien firma el guion junto al propio realizador, también aviva el fuego del realismo, si bien hace poco por la coherencia generalizada. Al final, nuestro desconcierto es tan grande que resulta difícil sentir empatía por tan sufridora(s) mujer(es) pese a los intentos de la obra por servir de crítica a la despersonalización femenina que el patriarcado trae consigo.

rageY, de Francia, nos vamos a Japón para hallar la cuarta cinta LGTB que ha formado parte de la Sección Oficial este año: Rage (Ikari, 2016), un thriller en el que tres parejas entablan amistades peligrosas poco después de que un despiadado asesinato siembre la desconfianza. Se trata de una adaptación de la novela El hombre que quiso matarme (2007), cuyo guion ha escrito el propio autor (Shûichi Yoshida) junto al realizador Lee Sang-il, a quien debemos filmes tan dispares como 69 (2004), Hula Girls (2006), Villain (2010) y Unforgiven (2013). Bellamente filmada por Norimichi Kasamatsu, Rage trae a la mente el thriller canónico coreano Memories of Murder (2003) a raíz de la importancia concedida tanto a la turbulenta atmósfera como a los sentimientos de los personajes, pero la complejidad inicial torna poco a poco en un reiterante galimatías que acaba por perder el interés del espectador. Aun así, el buen hacer del reparto (que incluye a la superestrella Ken Watanabe) permite disfrutar de las escenas por separado aun cuando no termine de entrarse en la historia como conjunto.

Bar Bahar, Rara, As You Are, Jesús, Rage y Orpheline constituyen formas muy diferentes de tratar la homosexualidad en el séptimo arte, con lo que espero haber despertado vuestra curiosidad por al menos un par de ellas. La semana que viene cerraré la cobertura del festival con otras seis películas: Santa y Andrés, La región salvaje, Our Love Story, Tío Howard, O ornitólogo y —sí— La fiesta de las salchichas. ¡Hasta entonces!

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido