"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

La Administración de los Estados Unidos prohíbe, entre otras, la palabra «transgénero» en los informes de su principal agencia sanitaria

La Administración del presidente Donald Trump ha ordenado a los investigadores y personal de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC en sus siglas en inglés) que no utilicen determinadas palabras y términos en sus informes e investigaciones. No podrán utilizar las palabras “transgénero”, “diversidad”, “vulnerable”, “feto”, “derecho”, ni las expresiones “basado en las pruebas” y “basado en los datos científicos”. Se teme que lo que persiga la Administración sea la desaparición de las investigaciones y recursos sanitarios para las personas LGTB y otras minorías, así como llevar hasta los organismos encargados de la Salud Pública sus sesgos ideológicos respecto a los derechos de las mujeres y las minorías.

En una reunión de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, que tuvo lugar el pasado jueves 14 en Atlanta, el personal fue instruido de que una serie de términos y palabras quedaban vetados en los informes oficiales del organismo. Las instrucciones, que llegaron desde el Departamento de Servicios Financieros de la agencia, se referían a la utilización de las palabras transgender (transgénero*), diversity (diversidad), vulnerable, fetus (feto) y entitlement (derechos). Todas ellas quedaban prohibidas, así como los términos evidence-based (basado en las pruebas o evidencias) y science-based (basado en los datos científicos).

Los CDC forman parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos, actúan a nivel federal y su función es el desarrollo y la aplicación de la prevención y control de las enfermedades y salud ambiental, así como la realización de actividades de educación y promoción de la salud. Conforman una de las agencias más importantes del Sistema de Salud de los Estados Unidos, y sus recomendaciones son además una importantísima referencia a nivel internacional.

A los investigadores y resto de personal de los CDC no se les han ofrecido términos alternativos para la mayoría de los ahora prohibidos, excepto para las expresiones “basado en las pruebas o evidencias” y “basado en los datos científicos”. A partir de ahora, deberá afirmarse que “los CDC basan sus recomendaciones en los datos científicos, así como en la consideración de los estándares y deseos de la comunidad».

La noticia, como no puede ser menos, ha sido recibida con estupor por parte de la comunidad científica. Los investigadores y educadores sanitarios tienen claro que la intención de la Administración es mediatizar la investigación científica y el acceso a los medios sanitarios con sesgos ideológicos. Para las personas transexuales supone su invisibilización, tanto en lo que respecta a la investigación como al acceso a tratamientos y programas de uso específico para su comunidad. También el resto de la población LGTB se ve afectada, pues no podrá hacerse mención de sus necesidades como colectivo diverso y vulnerable. Por poner un ejemplo, no podrá mencionarse ningún programa de prevención del VIH y otras ETS dirigido a gais, lesbianas, bisexuales y transexuales.

La repercusión que puede tener esta medida es grande, dado que esos informes deben acompañar a los presupuestos en materia de salud que presentan ante el Congreso para su aprobación. Se estima que los presupuestos sanitarios para el 2019 estarán en manos del presidente Trump a principios del próximo mes de febrero, y que ya deberían estar adaptados a los nuevos vetos.

El doctor Dr. Loren Schechter, miembro de la Asociación Profesional Mundial para la Salud de las Personas Transgénero declaraba que “no estoy seguro de cuál es la razón fundamental para hacer esto, aparte de intentar borrar del mapa a ciertos tipos de personas», en referencia a la prohibición de las palabras “transgénero” y “diversidad”. Ciertamente, la invisibilización de las personas transgénero, su expulsión de los ámbitos donde el Gobierno tiene responsabilidades, parece una obsesión del presidente. No hay que olvidar la orden, firmada por Trump, que prohíbe a las personas transexuales servir en el Ejército, repetidamente paralizada por decisiones judiciales.

Desde Planned Parenthood, una organización de apoyo a la planificación familiar, afirmaban que “está más claro que nunca: esta Administración ha dado de lado la salud de las mujeres, las personas LGTBQ y la Ciencia desde el primer día”.


*En referencia a transgender, conviene precisar que en inglés este término es de uso más extendido que transgénero en castellano, y se utiliza además en numerosas situaciones en las que en castellano se usa el adjetivo transexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.