"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Primeros pinitos de Timothée Chalamet en el cine LGTB: críticas de “Miss Stevens” y “Lady Bird”

El neoyorkino de ascendencia francesa Timothée Chalamet es, sin lugar a dudas, una de las estrellas del momento. Y es que, desde que enamoró al mundo con Call Me by Your Name [crítica], por la que se quedó a las puertas de un Oscar que, para muchos, le correspondía, no ha parado de trabajar. Así, pronto lo veremos en los próximos filmes de Woody Allen (A Rainy Day in New York, 2018) y Denis Villeneuve (Dune, 2020), así como en una de las aparentes protagonistas de la inminente Oscar Race: Beautiful Boy, de Felix Van Groeningen, por la que, de hecho, ya es favorito al próximo Oscar a mejor actor de reparto. La mayoría se fijó en él con Call Me by Your Name, pero su carrera no dio comienzo ahí. Hoy voy a hablaros de dos recientes ejemplos inmediatamente anteriores: Miss Stevens y Lady Bird, las cuales comparten el ser óperas primas de jóvenes directoras en torno al proceso de madurez con interesantes toques LGTB.

Miss Stevens (2016) es la simpática historia de una profesora (excelente Lily Rabe) que decide acompañar a tres de sus estudiantes (Timothée Chalamet, Lili Reinhart y Anthony Quintal) en un viaje de fin de semana a un concurso de teatro. Durante el viaje, que genera una pequeña road movie, la mujer será testigo del proceso de maduración de sus alumnos y, entretanto, se dará cuenta de que ella misma no es tan madura como desearía o debería. De hecho, si lo piensa, pese a la diferencia de edad, guarda bastantes similitudes con los adolescentes que la rodean. Se trata de la ópera prima de Julia Hart, quien firma también el guion en compañía de Jordan Horowitz. Tanto en pantalla como sobre el papel, la obra es humilde y esquemática, pero el candor desplegado compensa todo, ofreciéndonos cuatro interesantes personajes con los que encariñarse con rapidez y, al tiempo, aprender algo de nosotros mismos. Chalamet realiza un trabajo lleno de ternura y carisma, confeccionando un personaje plenamente alejado de los tópicos que sí invaden otros elementos de la entretenida cinta.

La mucho más popular Lady Bird (2017) es la divertidísima primera película en solitario de la guionista y directora Greta Gerwig, quien ofrece una excelente mirada a la adolescencia que le valió cinco nominaciones a los Oscar: película, directora (la quinta mujer de la historia), guion original, actriz de reparto (Laurie Metcalf) y actriz (Saoirse Ronan). Estas últimas, ambas magníficas, encarnan a una madre y una hija con una relación de aparente amor-odio que, en el fondo, sólo alberga lo primero. En su compleja y conmovedora relación recae, de hecho, el protagonismo de la bella obra, si bien este pertenece técnicamente a la hija, quien se hace llamar “Lady Bird” (un nombre, como ella dice, otorgado “por mí, para mí”) como declaración de intenciones, las cuales radican nada más y nada menos que en evitar dejarse llevar por la sociedad para poder ser ella misma, algo que, sin embargo, no es sencillo aun cuando así se desee (empezando por uno mismo). En torno a ella circulan tres variopintos personajes que, sin quererlo, le darán valiosas lecciones: su mejor amiga (Beanie Feldstein), su primer amor (Lucas Hedges) y el chico rebelde que, sin tener nada en común con ella, despertará su deseo, alejándola del camino independiente que deseaba forjarse. A él da vida Chalamet, a quien vemos así en una tesitura gamberra y pedante muy diferente a la que nos tiene acostumbrados.

Ambos títulos abordan la homosexualidad en segundo plano con respeto, ingenio y emotividad, pero he preferido no sacar del armario a sus personajes, dejando que lo hagan ellos mismos cuando veáis las películas, lo cual, tanto si adoráis a Chalamet como si no, os animo encarecidamente a hacer. Las dos plantean, además, una cuestión harto interesante: ¿qué significa madurar?

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido