"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Gema Hassen-Bey (atleta): «Para mis compañeros, pasé de ser la princesita a convertirme en una amazona que, si podía, te quitaba a la chica»

 

Gema Hassen-Bey es madrileña y tiene 51 años. Después de sufrir un grave accidente de coche de pequeña, quedó parapléjica y decidió estudiar Ciencias de la Información. Luego, se convirtió en una exitosa deportista paralímpica de esgrima, logrando ganar doce títulos límpicos. Ahora entrena para ser la primera mujer en el mundo en subir a la cima del Kilimanjaro. Activista de corazón, se define como bisexual y denuncia la LGTBfobia que existe en el deporte (y que ella sufrió en primera persona): «Gracias a lo que me ocurrió, coloqué bien mi escala de valores y decidí seguir haciendo deporte. Pero no para ganar medallas, sino para generar proyectos que ayuden a los demás y dejen un legado».

¿De pequeña ya jugaba a dar sablazos de gomaespuma?

De gomaespuma no, pero fui la primera niña en llegar al Hospital Nacional de Parapléjicos y, cuando llegaron más niños, me bajé al carpintero a pedirle que me hiciera una espada de madera. Estuve mucho tiempo ingresada allí y tenía mi grupito de minihéroes que hacían misiones.

¿Así vencía al aburrimiento?

Sí, hasta que nos pillaron un día y nos las confiscaron. Ahí se acabó la aventura.

¿Se acojonó su madre la primera vez que la vio coger la espada y el florete?

Creo que puse a mi familia un poco entre la espada y la pared. Mi madre me acompañó más, pero mi padre no comprendía mucho por qué me metía en líos. Pero cuando me vio volver con la primera medalla para España de los Juegos de Barcelona cambió la cosa.

Decía un compañero de gremio que para triunfar, uno debía tragar mucha mierda antes. ¿Le dio a la coprofagia usted?

Los inicios fueron muy bonitos. Yo los problemas me los encontré más adelante, en mis quintos Juegos. Ahí se me complicaron las cosas con el equipo masculino, por el tema de mi orientación sexual.

¿Qué le pasó?

Tuve una historia con una compañera y eso generó un cambio en cómo me percibían. Para mis compañeros, pasé de ser la princesita a la que había que proteger y con la que podías flirtear, a convertirme en una amazona que te quitaba las medallas y, si podía, te quitaba también la chica.

¿Estaba de romería cuando le robaron el carro, como a Manolo Escobar? 

Pues sí, ¡justo! [se ríe]. Estaba en el Orgullo, donde desfilé con la LGTBpol. Después, fui a enseñarle mi bicicleta a Vanesa Klein y, cuando llegamos al parque de minusválidos donde la había dejado, habían roto cuatro candados y se la habían llevado. Empecé a pedir que me la devolvieran y apareció en la iglesia del Padre Ángel.

¿Ha birlado algo usted alguna vez?

Birlo lo que puedo. Soy mosquetera, así que voy birlando momentos de felicidad a quien puedo, e instantes para recordar.

¿A su espada de la suerte también le tiene puestos varios candados?

No, mi espada va libre y sola. Cuando la levanto me dice ‘lucha por lo que quieras, por difícil que sea, que cuanto más difícil, más grande es la gloria’. Es la que me acompaña en las victorias y en las derrotas.

¿Con quién anda en permanente posición de punta en línea?

Con la vida, porque no hay que bajar nunca la guardia. Con los malos pensamientos, que a veces intentan adueñarse de nuestras cabezas. Y con el miedo y los esbirros que, a veces, se cruzan en tu camino.

Quiere subir el Kilimanjaro, a casi seis mil metros de altura. ¿Hace mucho que no ve al psicólogo?

Pues la veo muy a menudo, porque tengo una psicóloga deportiva [Toñi Martos] estupenda. Ella me dice que este es un reto muy duro desde el punto de vista mental. Pero yo soy como las heroínas. Tengo una espada que ha vivido cinco Juegos y me voy a las montañas, a dejar un legado que ayude a los demás.

Ahora que pasa mucho tiempo en altura, ¿cómo se ve desde arriba el guirigay terrenal?

Te da una perspectiva muy buena. Cuando estás arriba (después de lo que te ha costado subir), miras el horizonte y ves las ciudades (que son puntitos chiquititos), te das cuenta de lo que realmente importa.

Sabe tocar la guitarra y sacó un disco llamado ‘Sobre ruedas’. ¿Siempre le ha gustado dar el cante?

Sí, desde pequeña. La música es un vehículo muy bueno para canalizar emociones. Siempre que puedo compongo (no solo con la guitarra sino con los teclados y la batería) y paso ratitos en la homestudio que tengo.

¿Doce títulos olímpicos dan para vivir bien?

No, ¡qué va! Yo soy una bohemia de la vida. He hecho deporte paralímpico cuando no había becas ADO ni fondos. Siempre he trabajado durante dos años, he ahorrado como una hormiguita y, en los dos años previos a los juegos, iba gastando el dinero para ir a los campeonatos, hacer ranking y mantenerme entre las doce mejores del mundo.

Le gusta ir a contracorriente…

Sí. Ahora, cuando está bien el deporte, yo me voy a hacer algo pionero. Algo que no hace nadie y donde me cuesta mucho abrir camino, pero que en el futuro sí podrá ser una modalidad deportiva.

Y el amor, ¿le va sobre ruedas o más bien en monopatín?

Después de afrontar un cáncer de pecho y de pasar por una ruptura bastante dolorosa, estoy muy tranquilita ahora y centrada en mis retos. Estoy sola y creo que ese es el estado perfecto. ¡No sé por qué nos complicamos tanto!

Veces compartido
Comentarios
  1. Mario Garrido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido