"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Un tribunal suizo condena a once años de prisión a un hombre de origen iraquí que intentó degollar a su hija trans

Un hombre de 54 años ha sido condenado por un tribunal suizo a once años de prisión por intentar asesinar a su hija trans cuando esta tenía 17 años. Ocurrió antes de que esta saliera del armario como mujer trans, cuando su padre, de origen iraquí, pensaba que era un chico gay. La víctima, a la que su padre intentó degollar, tiene varias cicatrices en cuello y tórax como resultado del ataque.

La brutal agresión se produjo en mayo de 2019 en Langnau, en el cantón de Berna. En aquel momento, la prensa suiza lo recogió como un ataque homófobo de un padre que no aceptaba la homosexualidad de su hijo, y de hecho la víctima hizo entonces declaraciones en ese sentido. Sin embargo, según recoge ahora el medio especializado E-llico, la joven, una vez liberada del yugo paterno, se ha visibilizado públicamente como mujer trans.

Por lo que se refiere a los hechos, estos no admiten duda para el tribunal regional de Burgdorf, que recientemente ha juzgado los hechos. El padre, de origen iraquí y musulmán, pensaba que su hija era un chico gay, algo inaceptable para él, y mientras dormía la atacó con un cuchillo de cocina de 27 centímetros. Por fortuna, los cortes en cuello y zona superior del tórax, aunque profundos, no llegaron a seccionar la arteria carótida, y la joven pudo escapar a través de un balcón y ser auxiliada por unos vecinos. El agresor argumentó durante el juicio que era su hija la que se había causado los cortes al intentar quitarse la vida

El padre, cuyo abogado ya ha anunciado su intención de recurrir la sentencia, ha sido por lo pronto condenado a once años de cárcel y a abonar a su hija una indemnización de 18.500 euros. Una vez que haya cumplido su pena, además, será expulsado de Suiza. Su hija, mientras tanto, ha cumplido ya los 18 años, ha iniciado una nueva vida y está recibiendo soporte psicológico, aunque las cicatrices en su cuello permanecen como un recuerdo de la barbarie que tuvo que sufrir. «Cada día, cuando me lavo la cara y me miro al espejo, veo las cicatrices y me siento horrible», ha llegado a declarar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.