El Alto Tribunal decretó hace un mes, por unanimidad, la inconstitucionalidad de las leyes que penalizaban la homosexualidad. El fiscal general cree que los jueces se «equivocaron» y recurrirá al Tribunal de Apelaciones.