En un duro artículo, la popular exatleta y personaje de la televisión muestra su decepción con la deriva tránsfoba de la Administración estadounidense, de la que hace responsable directamente al presidente.