Byun Hee-soo, de 23 años, había sido expulsada del Ejército tras someterse a una operación de reasignación. El activismo sigue reclamando una ley contra la discriminación LGTBI en el país asiático.