El proyecto finalmente aprobado no es perfecto (excluye a menores de 14 años y a personas casadas) pero supone un avance gigantesco en un país en el que los grupos conservadores mantienen gran influencia.