Las horas posteriores a la aprobación democrática de la ley de matrimonio igualitario tuvieron dos caras. Una de ellas mostraba la alegría por la consecución de la igualdad ante la ley tras años de