Le demanda presentada en Barbados por activistas LGTBI forma parte de una estrategia conjunta para revocar todas las leyes contra la homosexualidad aún vigentes en las antiguas colonias británicas del Caribe.