Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid, ha afirmado que el PP «nunca ha tratado ni va a tratar a los homosexuales como ciudadanos de segunda«. Más lejos ha ido Iñaki Oyarzábal, secretario general