Maine se une a una lista creciente de territorios de los Estados Unidos en vetar estos infames procedimientos: ya son 18 estados, además de Washington D.C. y Puerto Rico.