La medida era una promesa electoral del primer ministro Justin Trudeau, que revalidó su cargo en las pasadas elecciones. Canadá se unirá al creciente número de países que ya vetan estas peligrosas prácticas.