Dada la paralización política de Irlanda del Norte, la enmienda trata de que los ciudadanos norirlandeses disfruten de derechos fundamentales, como el matrimonio entre personas del mismo sexo, igual que sus conciudadanos británicos.