Como anticipábamos en enero, el Parlamento de la isla de Jersey, una dependencia de la corona británica situada en el canal de La Mancha, ha aprobado por abrumadora mayoría (48 votos de 53 posibles) una ley