El Tribunal Constitucional de Croacia abrió esta posibilidad en febrero de este año. Ivo Šegota y Mladen Kožić llevaban tres años intentando ser padres de acogida. La adopción homoparental sigue prohibida.