Mientras que la aceptación de los ciudadanos LGTBI es ampliamente mayoritaria entre los países de la Europa occidental, en la mayoría de los países del antiguo bloque del este la LGTBIfobia es generalizada.