Desde febrero, Human Rights Watch ha contabilizado al menos 24 casos de detención arbitraria, amenazas y agresiones a personas sospechosas de comportamiento homosexual o de identidad de género no normativa.