La Casa Blanca no quiere esperar a que se resuelvan en tribunales inferiores los recursos interpuestos a su norma discriminatoria y acude directamente a la más alta instancia judicial, controlada por los conservadores.