"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Brandon McInerney, el adolescente que asesinó a un compañero gay, se declara culpable a cambio de una condena más limitada

Brandon McInerney, el joven de 17 años que hace tres mató de dos disparos en la cabeza a su compañero de instituto Lawrence King -un muchacho gay que entonces contaba con 15 años- se ha declarado finalmente culpable de asesinato en segundo grado, a cambio de ser sentenciado a 21 años de cárcel. El acuerdo entre las partes pone fin al litigio originado hace varias semanas, cuando un primer juicio fue declarado nulo al no poder consensuar el jurado una sentencia.

Como explicábamos entonces, la defensa de McInerney, un adolescente del que se conocen sus ideas extremistas y su odio a los homosexuales, argumentó durante el juicio que la víctima, King, lo acosó sexualmente, lo que fue considerado por los grupos LGTB como una nueva utilización del tristemente conocido recurso al “pánico gay” como argumento exculpatorio o atenuante en casos de asesinatos de personas homosexuales (para los grupos LGTB la muerte de King fue un crimen homófobo en toda regla).

Si bien la muerte de King a manos de McInerney quedaba fuera de toda duda, las disensiones en el seno del jurado derivaban de como calificar el delito. La acusación pedía que McInerney fuera juzgado como adulto (pese a que tenía 14 años en el momento de cometer el crimen, la ley penal californiana lo permite) lo que suponía una condena por asesinato en primer grado. La otra posibilidad era juzgarlo como menor, lo que suponía una condena por homicidio voluntario. La diferencia estribaba en el tiempo de cárcel: 50 años en el primer caso, 20 en el segundo. El jurado quedó dividido 7  a 5 a favor del asesinato en primer grado. En lo que sí parece que hubo acuerdo del jurado era en no considerar el asesinato como un crimen de odio, pese a los perfiles del agresor y de la víctima y de que se sepa que McInerney era uno de los adolescentes que, antes de su muerte, acosaban a King en el instituto llamándolo “faggot” (“maricón“).

El caso quedó entonces pendiente de un nuevo juicio, a menos que las partes alcanzaran antes un acuerdo, como finalmente ha sucedido. McInerney acepta declararse culpable de asesinato en segundo grado y homicidio voluntario, y a cambio es sentenciado a un total de 21 años de cárcel sin posibilidad de reducción por buena conducta  y sin que se contabilicen los más de tres años que ha pasado en un pabellón de menores. La sentencia se hará oficial el próximo 21 de diciembre.

Comentarios
  1. Franico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.