"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Organización de lesbianas consigue la retirada de crucifijos y símbolos religiosos de los tribunales en un estado de Brasil

La justicia del estado de Río Grande del Sur (Brasil) ha dado la razón a una organización de lesbianas de ese país y ha ordenado la retirada de crucifijos y demás símbolos religiosos de sus espacios públicos. La reacción de los sectores religiosos no se ha hecho esperar. El diputado federal y pastor evangélico Marco Feliciano ha calificado al movimiento LGTB de «fascista».

En febrero de este año, la organización Liga Brasileira de Lésbicas presentó un pedido de retiro de los símbolos religiosos en los edificios y espacios públicos de la administración de justicia del estado, al considerar que la presencia de un crucifijo liga a la justicia estatal a una religión particular, algo incompatible con la naturaleza de un estado laico y plural. El día 7 de marzo, el Consejo de la Magistratura del Tribunal de Justicia de Rio Grande del Sur daba la razón -por unanimidad- a la organización demandante y decidía la retirada de los crucifijos y demás símbolos religiosos.

Una decisión que ha molestado a católicos y evangélicos. Especialmente virulenta ha sido la reacción del diputado federal y pastor evangélico Marco Feliciano, miembro de la pujante bancada evangélica, que publicó en su blog una entrada titulada «Fascistas quieren expulsar a Dios de Brasil» en la que calificaba al movimiento LGTB de «una militancia que crece en nuestro país, a la que me refiero aquí sin miedo, la dictadura gay, que tiene sin lugar a dudas el apoyo de la izquierda del PT (Partido de los Trabajadores) que traduce sus pensamientos en acciones en la forma de una palabra que aman verbalizar, ‘progresista'».

Uno de los temores que expresa este político y pastor evangélico es que el matrimonio igualitario, ya reconocido en Brasil por varios tribunales, se extienda a nivel federal. Curiosamente, a pesar de negar derechos a las parejas del mismo sexo, Feliciano afirma que en Brasil no existe la homofobia. «La militancia gay en Brasil está siendo apoyado por fondos públicos. Mucho dinero se ha invertido en este tema, y todo en nombre de una homofobia colectiva nacional, que no existe», afirma. «¿Qué vendrá ahora? ¡Dios nos ayude! Y que nos ayude pronto, antes de que estos fascistas, echen a a Dios de la nación brasileña!», termina su mensaje.

Veces compartido
Comentarios
  1. Bravo
  2. DexterMorgan
  3. David
  4. Adrián
  5. sandro barbosa ferreira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido