"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Indignación entre el colectivo LGTB ante la exclusión de lesbianas y mujeres solteras de la reproducción asistida en la sanidad pública

embarazoIndignación de los colectivos LGTB tras conocerse la propuesta que el Ministerio de Sanidad llevará la próxima semana al Consejo Interterritorial de Salud (que agrupa a los consejeros del ramo de las comunidad autónomas) de excluir a mujeres solteras y lesbianas del acceso a los tratamientos de reproducción asistida en la sanidad pública y dejar estos solo a disposición de «parejas integradas por un hombre y una mujer» que reúnan determinados requisitos de edad. También desde el mundo de la política y el derecho se han escuchado voces de denuncia.

Para la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) el criterio de proteger en exclusividad a las familias hombre/mujer  «responde a una visión machista, inconstitucional y discriminatoria de la familia» y supone la imposición, a través de la política de recortes, «de una visión monolítica de unidad familiar».

«Con esta medida, el Ministerio de Ana Mato solo garantiza la paternidad cuando hay un hombre, ya que si él no está presente las mujeres no tienen derecho a la reproducción asistida (…) Ese derecho, sin embargo, es negado a las parejas de mujeres lesbianas o bisexuales y a las mujeres solas. De este modo, se establece que la mujer no es acreedora de un derecho, sino que solo lo es su pareja masculina», explican desde la FELGTB. esta organización considera además que esta discriminación choca frontalmente con la propia doctrina que el Tribunal Constitucional estableció  en la sentencia que avala el matrimonio  igualitario.

“Está claro que este Gobierno cree que somos familias distintas, familias de segunda, y por tanto no garantiza en igualdad nuestro derecho a tener hijos e hijas. Es una clara discriminación y estamos estudiando cómo recurrir la normativa”, ha declarado Isabel Gómez, vocal de Igualdad de la Federación. “Se trata de un claro sesgo ideológico que quiere proteger solo un tipo de familias, sólo un modelo de realidad. No estamos hablando de economía sino de exclusión porque la protección de la maternidad debería ser independiente de si esta se comparte con un hombre, con una mujer, o se asume sola”, ha afirmado por su parte Cristina P. Álvarez, coordinadora de Políticas Lésbicas de la organización.

También desde Fundación Triángulo se denuncia la medida, se exige a la ministra una rectificación urgente y se pide a las personas responsables de la Sanidad en cada una de las comunidades autónomas que se posicionen en contra de una medida «que no reconoce la diversidad familiar y va en contra de la igualdad que promulga la Constitución». Triángulo «considera intolerable que la homofobia quepa en los textos normativos y los servicios públicos por lo que no descarta emprender medidas si la propuesta es secundada por las consejerías de Sanidad», según ha expresado en un comunicado.

“Este empeño ideológico del gobierno para vetar a las mujeres lesbianas los derechos a formar una familia va en contra de lo que se ha venido regulando en materia de derechos civiles, y creemos que de nuestra Constitución, por lo que exigimos, además de la inclusión de mujeres lesbianas en las técnicas de reproducción asistida, que se eliminen todas las trabas que aun existen para facilitar que todas las familias sean iguales en el estado español. En lugar de adaptar la legislación a las nuevas realidades familiares y sociales, el Ministerio de Sanidad trata de imponer sus propias tesis ideológicas en contra de las familias», ha declarado José María Núñez Blanco, Presidente de Fundación Triángulo. «Si fuera un recorte económico se haría en función de la renta de las familias, por ejemplo, y no en función de si están casados o son lesbianas o heterosexuales. Pura discriminación escrita en el siglo XXI”, ha añadido.

La ola de indignación se extiende en cualquier caso por los colectivos LGTB españoles. En dosmanzanas hemos recibido también comunicados al respecto de otros colectivos, como SOMOS LGTB+ de Aragón,  Extremadura Entiende o el colectivo madrileño COGAM, que no reproduciremos, pero que mantienen un nexo c0mún: denunciar la discriminación que supone la medida y dudar de su constitucionalidad. todos ellos. Desde COGAM, además, se hace un nuevo llamamiento a participar este domingo en la nueva convocatoria de la «marea blanca», esta vez para defender el derecho a la maternidad de todas las mujeres independientemente de su orientación sexual o situación de pareja. La marea partirá a las 10:30 horas de Cibeles.

¿»Infertilidad» o ideología?

Según afirma el diario El País, desde Sanidad se insiste en que «el único requisito será que se padezca una infertilidad”, una afirmación que prestigiosos juristas discuten. “La propuesta parte implícitamente de un entendimiento muy restrictivo de la infertilidad, dirigido exclusivamente a la imposibilidad de reproducción en pareja heterosexual”, explica Eduardo Vírgala, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco. «Un entendimiento avanzado de la infertilidad, a partir de la dignidad de la persona consagrada en la Constitución, consiste en entender que también cubre la de aquellas mujeres que, por cualquier razón, desean ser madres y su situación, por vivir solas o por tener una pareja del mismo sexo, no les permite engendrar por sí mismas», añade. Para Vírgala, «la razón de esta normativa no es médica sino ideológica. Y por ello inconstitucional».

Yolanda Gómez, catedrática de Derecho Constitucional de la UNED, recuerda por su parte que la ley de reproducción asistida de 2006, que sigue vigente, eliminó precisamente las referencias que recogía la normativa de 1988, que establecían que esta actuación médica se daría solo ante la esterilidad humana. “La ley establece ahora que la mujer puede ser usuaria o receptora de las técnicas con independencia de su estado civil y orientación sexual. Se redactó así para cubrir no solo los casos de esterilidad médica sino para que se hiciese posible el derecho a la reproducción humana de todas las personas”, explica.

Quizá convenga recordar un dato: según la propuesta, una mujer que no tenga problema alguno de fertilidad pero cuya pareja masculina sea estéril si podrá acogerse a los tratamientos de reproducción asistida en la sanidad pública.

Andalucía se opone

Desde la oposición política se han escuchado ya voces condenando la propuesta. El propio secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha expresado que la medida es «pura ideología». También ha habido fuertes críticas desde IU o desde la formación valenciana Compromís. La organización de consumidores FACUA, por su parte, ha pedido la retirada de la propuesta por «homófoba y machista».

Especialmente importante resulta la reacción de la consejera andaluza de Salud y Bienestar Social, que ya ha expresado la oposición de su comunidad a la medida. María Jesús Montero ha tranquilizado a las mujeres que ya se encuentren en lista de espera para reproducción asistida en Andalucía asegurando que no se excluirá a ninguna en función de su orientación sexual o estado civil, aunque sobre lo que sucederá con los nuevos casos que se presenten a partir de ahora no ha querido adelantar ningún compromiso.

Para Mariluz Vázquez, de la asociación Madres Solteras por Elección, «cuando los monoparentales o los homoparentales queremos tener hijos se nos dice que no es una necesidad sino un deseo; y que por tanto nos lo gestionemos por nuestra cuenta. Parece que ahora el Gobierno pondrá esa premisa por escrito”. Vázquez advierte de que el tratamiento de fertilidad en una clínica privada puede ser un obstáculo insalvable para muchas mujeres. “Una inseminación puede costar 1.500 euros por intento y una fecundación in vitro entre 4.000 y 6.000. Eso es un veto y nosotras debemos tener los mismos derechos que todos los ciudadanos, y eso incluye el acceso a esta prestación”, explica.

Petición en change.org

Precisamente desde Madres Solas por Elección se ha puesto en marcha una petición en la plataforma change.org dirigida a Ana Mato, al Consejo Interterritorial de Salud y a la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, para que se de marcha atrás y no se excluyan a mujeres solteras y lesbianas de esta prestación. Puedes sumarte a ella pinchando aquí.

También ha sido convocado un «escrache feminista» frente al Ministerio de Sanidad el próximo lunes a las 20:00 horas.

Veces compartido
Comentarios
  1. blas
  2. elio cesar
  3. franico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido