"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Satisfacción entre los representantes de los colectivos LGTB tras ser recibidos por los nuevos reyes

Satisfacción entre los colectivos LGTB que este martes han sido recibidos por primera vez por unos reyes de España, si bien como parte de una amplísima representación de muy diversos colectivos sociales. Los activistas que han acudido al Palacio de El Pardo han coincidido en agradecer el gesto y señalar la buena disposición de Felipe de Borbón y muy especialmente de su esposa, Letizia Ortiz, quien ha demostrado cierto conocimiento de la situación de los derechos LGTB en el mundo y según han contado se ha mostrado especialmente empática.

“Vengo en representación de muchas mujeres y muchos hombres que han sufrido y siguen haciéndolo discriminación por ser quienes son y sentir como sienten”, le ha expresado Boti García Rodrigo, presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) al rey Felipe VI. García Rodrigo ha trasladado también a los reyes «la importancia su implicación en la defensa de los derechos humanos de las personas LGTB dentro y fuera de nuestras fronteras».

Para la FELGTB, resulta destacable que por primera vez la jefatura del estado «haya promocionado la visibilización del colectivo de la diversidad sexual y de género consolidando el mensaje de igualdad que las asociaciones como FELGTB trasladan a la ciudadanía».

“Hemos agradecido a los reyes la visibilización de las personas LGBT por parte de la jefatura del estado. También hemos aprovechado la ocasión para transmitirles que nuestro país es un país plural, con personas de diversa orientación sexual y con diversidad familiar. Confiamos en la empatía que los reyes nos han transmitido pueda visibilizarse también en su labor representativa, especialmente en países donde las discriminaciones a las personas LGBT son sangrantes y la labor de diplomacia puede ser muy efectiva”, ha declarado por su parte José María Núñez, presidente de Fundación Triángulo. Núñez ha protagonizado la anécdota de la jornada, al aprovechar el acto para regalar a los reyes dos cuentos para sus hijas, «Vengo» y «De quién me enamoraré» , que abordan la diversidad afectivo-sexual y familiar con un lenguaje infantil.

Un regalo hecho en nombre de la Plataforma Estatal de Familias LGBT, de la que el área de familias de Triángulo forma parte junto a otras asociaciones familiares (FLG, GALEHI, GALESH, MAGALA, SEHASKA y Son Nuestros Hijos), y en nombre de la cual se ha hecho entrega a los reyes de una carta que explica la realidad de las familias de personas LGTB y los principales problemas a los que se enfrentan, como por ejemplo la nueva propuesta de legislación del Registro Civil que deja en un limbo legal a los hijos concebidos mediante gestación subrogada. «Fundación Triángulo no pretende que los nuevos reyes entren en ningún debate legislativo al respecto, ya que no es su función, ni debe serlo, pero sí que conozcan la realidad de las personas LGBT, de sus familias e hijos en su labor representativa de la diversidad de los ciudadanos y ciudadanas, tanto de cara a los ciudadanos españoles como a nivel internacional. España es referente para muchos gais, lesbianas y trans que viven situaciones de represión y discriminación y sus palabras en defensa de los derechos humanos pueden tener influencia», ha expresado Triángulo en un comunicado en el que destaca el hecho de que la reina Letizia conociera el dato de que en alrededor de 80 países siguen criminalizándose las relaciones homosexuales.

También la Confederación COLEGAS fue invitada al acto. «Desde COLEGAS creemos que es un primer guiño a la comunidad LGBT por parte de los nuevos Reyes, en la senda del mensaje de Su Majestad Don Felipe VI de una ‘monarquía renovada para un tiempo nuevo’. Creemos que reconocer los avances sociales y la diversidad de nuestra sociedad puede impulsar una nueva España más moderna, diversa y próspera, donde todos estemos representados muchos ciudadanos que hasta el momento creíamos estar olvidados o ignorados”, ha declarado su presidente, Paco Ramírez, que ha obsequiado también a los reyes con una bandera arco iris.

Éxito mediático y disimulado malestar entre los ultraconservadores

La recepción a los representantes de colectivos LGTB, sin duda los que han tenido un mayor protagonismo mediático, ha constituido finalmente un éxito de imagen para los nuevos reyes. Todos los medios generalistas le han dado amplia cobertura (el diario El País, bien poco dado a hacerse eco en portada de acontecimientos relacionados con la realidad LGTB, le dedica este miércoles una amplia fotografía) e incluso algunos medios internacionales LGTB la recogen. La mayoría resaltan también las declaraciones de Boti García Rodrigo explicando que mientras los nuevos reyes han recibido a los colectivos LGTB pocos días después de su entronización, la vicepresidenta del gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, con la que llevan más de dos años queriendo reunirse, los ha ignorado.

Menos gracia ha causado la recepción en sectores ultraconservadores, aunque en algunos casos había que adivinar su malestar entre líneas. La organización HazteOír recogía de forma aséptica la noticia, pero la titulaba «El lobby gay, tras la audiencia Real: ‘hemos sentido que nuestro mensaje ha sido escuchado y recibido».

Más evidente era, por ejemplo, el desagrado de La Gaceta, el digital de Intereconomía. «La línea de supuesta modernidad emprendida por los nuevos reyes ha considerado incluir entre estas ONG, que intentan paliar problemas sociales, a diversas asociaciones que, lejos de buscar un bien para la sociedad, se dedican a intentar mejorar la situación de lo que ellos denominan colectivos de gais, transexuales y bisexuales, es decir problemas de sectores concretos que a día de hoy se han constituido en lobby de presión social», expresa su articulista, según el cual varias de las otras ONG invitadas a la recepción del martes «coinciden en señalar que no era lo más oportuno generar en la sociedad una confusión entre organizaciones con finalidades tan diferentes».

Desconocemos sin embargo cuales eran esas organizaciones tan molestas, ya que según La Gaceta «todas las personas consultadas rechazan que sus nombres o el de sus colectivos figuren públicamente relacionados a esta protesta ante el miedo a un boicot de los activistas del lobby gay». Desde luego no ha sido el caso por ejemplo del padre Ángel, de Mensajeros de la Paz, según el cual «cuando ves a tantas ONG como aquí, grandes, pequeñas, de los gays, de las lesbianas, de los unos, de los otros… te das cuenta de que no es cierto que atravesemos una crisis de valores, sino todo lo contrario”.

Veces compartido
Comentarios
  1. Javier de la Puerta
  2. pepón
  3. manolop3
  4. iñigo
  5. Federico
  6. NazarenoDM
  7. Xavi2
  8. Odysseus
  9. Carrington
  10. Oscar
  11. anjemmaat
  12. Jose Carlos Alonso Sánchez
  13. Roque Carnero
  14. Oscar
  15. Rob
  16. Rob

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido