"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El Vaticano, sacudido por las críticas, desmiente a Kim Davis y contraataca desvelando el encuentro del papa con una pareja gay

La conmoción desatada por la noticia del encuentro del papa Francisco con Kim Davis ha sido tan grande, y el deterioro de la imagen papal tal acentuada –especialmente en los Estados Unidos– que el Vaticano ha hecho algo muy poco habitual: desmentir oficialmente la versión de Davis y sus abogados sobre las circunstancias en las que se produjo el encuentro y señalar que este, en cualquier caso, no suponía un apoyo oficial a sus posiciones. Es más, poco después del desmentido se ha conocido que Francisco recibió a una pareja del mismo sexo argentina, uno de cuyos miembros mantiene un viejo vínculo personal con el papa. El giro de los acontecimientos abre numerosos interrogantes y quizá tenga efectos que a día de hoy son impredecibles. 

Según el comunicado que el Vaticano ha hecho público, su encuentro con Kim Davis (la funcionaria homófoba de Kentucky que llegó a ser encarcelada durante unos días por desobedecer una orden judicial y bloquear la emisión de licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo en su condado) no significaba que el papa aprobara sin más sus posiciones. «El papa no entró en los detalles de la situación de la señora Davis y su encuentro no debería ser considerado una forma de apoyar su posición en la totalidad de sus complejos y particulares aspectos”, reza el texto que firma Federico Lombardi, director de la oficina de prensa de la Santa Sede. Pero quizá lo más significativo del comunicado son las aclaraciones que hace a las circunstancias del encuentro, al asegurar que «el papa Francisco se reunió con varias docenas de personas que habían sido invitadas por la Nunciatura para saludarle mientras se preparaba para dejar Washington y viajar a Nueva York. Estos encuentros breves tienen lugar en todas las visitas papales y se deben a la amabilidad y disponibilidad características del papa. La única audiencia real que el Papa otorgó en la Nunciatura fue con uno de sus antiguos estudiantes y su familia”.

El comunicado vaticano, breve en su extensión, tiene sin embargo una gran carga de profundidad. En primer lugar, es absolutamente inusual que la Santa Sede emita este tipo de desmentidos. La propia oficina de prensa vaticana, de hecho, había indicado (así lo recogíamos en nuestra anterior entrada) que no habría manifestaciones al respecto. En segundo lugar, sorprende el detalle con el que el comunicado rebaja el nivel del encuentro y lo sitúa, prácticamente, como un simple saludo en el contexto de una recepción a un grupo numeroso de personas, y además no invitadas directamente por el papa, sino por la Nunciatura (la Embajada vaticana).

Pero lo más sorprendente es la frase que hemos destacado en negrita, que especifica que la única «audiencia real» que el papa concedió (un día antes de su encuentro con Davis) fue en realidad a uno de sus antiguos estudiantes y su familia. No es una información inocente, precisamente: poco después de conocerse el comunicado se hacía público que dicho antiguo estudiante no fue otro que Yayo Grassi, de 67 años, a quien Jorge Bergoglio enseñó literatura y psicología en los años sesenta en el Colegio de la Inmaculada Concepción, un instituto jesuita de Santa Fe, en Argentina. Grassi, residente ahora en los Estados Unidos, acudió a la recepción papal acompañado del que es su pareja desde hace 19 años, Iwan Bagus, si bien es cierto que iban con ellos otras tres amigas.

Es más, el vídeo de esta recepción -que sí fue individualizada- es ya público. Merece la pena verlo con detalle… En él se observa como la relación de pareja de Grassi y Bagus aparece diluida, aunque no se nos escapa como Bergoglio asegura recordar a Bagus de al menos un encuentro anterior:

Los abogados de Kim Davis: el Vaticano miente

El entorno de Kim Davis, sin embargo, niega las afirmaciones contenidas en el comunicado vaticano, y asegura que sí hubo un encuentro privado en el que el papa expresó a la funcionaria y a su actual marido su apoyo «al derecho universal a la objeción de conciencia, incluyo para los funcionarios del gobierno». Así reza el comunicado de Liberty Counsel, la firma de abogados evangélica especializada en litigios de carácter religioso fundada por Mathew Staver, abogado principal de Kim Davis. «El encuentro con Kim Davis ocurrió a iniciativa del Vaticano, y el encuentro privado tuvo lugar en la Embajada vaticana en Washington D.C. el jueves 24 de septiembre. Se trató de un encuentro privado sin ninguna otra persona del público presente», añade el comunicado.

Es más, en su perfil de Twitter, Liberty Counsel ha hecho incluso pública la foto del vehículo de seguridad que el Vaticano habría enviado para recoger a la pareja, la foto de los dos rosarios con el sello papal que Francisco habría regalado al matrimonio y dos fotografías de Davis y su marido sentados esperando el encuentro con el papa. Dos fotografías que en las que por cierto reconocemos exactamente la misma salita en la que Bergoglio recibió a su antiguo alumno y su pareja:

Un desmentido que plantea muchas preguntas

Hay mucho que habría que aclarar en todo lo que ha sucedido. Asumiendo incluso que el Vaticano diga la verdad, ¿quién es de todas formas el responsable de que Davis fuera invitada a la Nunciatura? Si fue la propia Nunciatura, ¿por qué lo hizo? ¿Acaso no sabían que acabaría trascendiendo? ¿No pensaron que Kim Davis y quienes la jalean aprovecharían el encuentro en su beneficio? Preguntas que siguen siendo igual de válidas si el papa (o su entorno de confianza más directo) era conocedor de la invitación y la aprobó en un acto de equidistante hipocresía.

Sigamos poniéndonos en la hipótesis más favorable al papa… ¿Puede haberse tratado de una escaramuza más de los sectores más conservadores de la Iglesia para reforzar su posición ante cambios que, reales o imaginados, creen percibir? ¿Puede haberse tratado de una maniobra de los sectores más reaccionarios de la sociedad estadounidense, católicos o no, que buscaban un signo notorio de que el papa les apoyaba en su guerra cultural y su LGTBfobia? ¿O hay que dejarse de hipótesis conspirativas y lo que simplemente ocurre es que al papa se le ha escapado de las manos su cuidada equidistancia entre gestos amables y posiciones inmovilistas?

Un comunicado, en cualquier caso, de calado

En cualquier el comunicado vaticano no solo desmiente la versión que Davis y su abogado han aireado a los cuatro vientos (posiblemente ahora eso es lo menos importante) sino que desvela la recepción a una pareja gay a la que denomina «familia». Un detalle que seguro no pasará desapercibido a los vaticanistas, y que adivinamos traerá consecuencias… Un desmentido que adquiere así un calado que desde dosmanzanas, donde nos hemos posicionado de forma muy crítica hacia Jorge Bergoglio, sería injusto no reconocer, y que desvela algo que hasta hace pocos años parecía imposible prever: la cada vez mayor vulnerabilidad de las posiciones contrarias a la igualdad LGTB en el seno de la Iglesia católica.

No cabe duda de que las críticas sí han hecho mella en esta ocasión en el Vaticano. Críticas que, por otra parte, no han sido solo externas: incluso desde entornos católicos se había señalado la necesidad de salir cuanto antes al paso para contrarrestar el daño. Destaca por ejemplo la posición defendida por el National Catholic Reporter, un medio que por muy aperturista que se pueda considerar no deja de ser católico y adherido a la institución. Las palabras de este medio eran rotundas: “¿Por qué mantener el encuentro en secreto, dando una señal que algunos están tomando como un deseo ambivalente del papa de decir una cosa y hacer otra? Parte del problema con esta historia ahora mismo es que nadie asociado al papa está dando explicaciones. Las únicas personas que han concedido entrevistas hasta ahora son Davis y su abogado, Mat Staver”.

En definitiva, con independencia de cómo se gestase, todo apunta a que el encuentro papal con la funcionaria homófoba más famosa del planeta se ha vuelto como un auténtico búmeran contra quienes lo diseñaron. Y nos demuestra, una vez más, la fuerza que por méritos propios ha alcanzado el activismo LGTB en Estados Unidos.

Continuará, sin duda…

Veces compartido
Comentarios
  1. Gato loco
  2. daniel
  3. Mambrú
  4. Mambrú
  5. daniel
  6. Gato loco
  7. Flick
  8. Oscar
  9. iñigo
  10. Pako
  11. sss
  12. Xavi dm
  13. Monroy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido