"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Zanzíbar detiene a 20 personas por participar en un programa de prevención del VIH/sida, acusadas de “apoyar la homosexualidad”

12 mujeres y 8 hombres han sido arrestados en Zanzíbar por participar en un programa de capacitación y prevención del VIH/sida. Según ha explicado el comandante de la Policía regional, Hassan Ali Nasri, los detenidos estarían “implicados con la homosexualidad”, por lo que “los arrestamos y estamos ocupados interrogándolos”. El mismo representante de los cuerpos de “seguridad” alega que “la policía no puede hacer caso omiso de estas prácticas”. Zanzíbar es una región semiautónoma de Tanzania; un país en el que las relaciones entre personas del mismo sexo siguen siendo ilegales. Este nuevo episodio de LGTBfobia de Estado se produce después de que el pasado viernes el viceministro de Sanidad tanzano, Hamisi Kigwangala, prometiera ante el parlamento “luchar con todas nuestras fuerzas contra los grupos que apoyan la homosexualidad en nuestro país”.

El territorio semiautónomo de Zanzíbar (perteneciente a Tanzania desde 1964) es uno de los más LGTBfóbicos de un país con una ya de por sí fuerte LGTBfobia de Estado. De hecho, es el único que castiga las relaciones lésbicas, con penas de hasta cinco años de cárcel, que pueden sustituirse por una multa de hasta 500.000 chelines (unos 210 euros). En el conjunto de Tanzania, el Código Penal persigue las relaciones “contra el orden de la naturaleza”, entre las que se incluyen la zoofilia o la sodomía, con penas de cárcel que pueden llegar hasta la cadena perpetua. La “grave indecencia” entre varones puede ser penada con cinco años de prisión.

El viceministro de Sanidad tanzano, Hamisi Kigwangala, prometía el pasado viernes ante el parlamento “luchar con todas nuestras fuerzas contra los grupos que apoyan la homosexualidad en nuestro país”. Kigwangala, tristemente conocido por su virulencia homófoba, ordenaba a principios de este año la detención de tres varones homosexuales por “promover la sodomía” en las redes sociales. Solo días después de este suceso, el viceministro argumentaba que “científicamente” la homosexualidad no existe, sino que se trata de un “constructo social”.

En este contexto, 20 personas que participaban en un programa de capacitación para la prevención del VIH/sida han sido detenidas en Zanzíbar. Según las autoridades, lejos de reconocer su esfuerzo por querer educar sobre la pandemia y prevenir el aumento de nuevas infecciones, los arrestados han sido acusados de estar “apoyando la homosexualidad”.

El pasado mes de junio, el ministro de Interior de Tanzania, Mwigulu Nchemba, ya amenazaba con detener y juzgar a quienes defiendan los derechos LGTB. También aseveraba que expulsaría del país, con carácter inmediato, a los miembros de organizaciones extranjeras que defiendan los derechos humanos de la población LGTB tanzana.

Comentarios
  1. Javii
  2. Rac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.