"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El saltador olímpico venezolano Robert Páez sale del armario como gay

Robert Páez tiene 23 años y ha competido como clavadista olímpico, defendiendo los colores de Venezuela, en los Juegos de Londres 2012 y en los de Río de Janeiro de 2016, entre otras competiciones deportivas de élite. A través de una carta publicada en el medio anglosajón Outsports ha decidido hacer pública su orientación homosexual porque, según alega, «la vida es demasiado hermosa para esconderse en un armario». Asimismo, defiende la creación de referentes públicos LGTB para normalizar la orientación sexual o la identidad de género. En este sentido, ha dicho que «al compartir mi historia, espero ayudar a que la homosexualidad sea una palabra tan común como la heterosexualidad».

«Al crecer en Venezuela, desde muy pequeño supe que era diferente, a pesar de no saber exactamente qué significaba eso», confiesa el saltador de trampolín Robert Paéz, que acaba de salir del armario como gay. El deportista, nacido en 1994 en la ciudad venezolana de Cumaná (en el Estado Sucre), explica que «es un camino difícil, saber a una edad temprana que sentimos algo que nos hace creer que no estamos ‘bien’ a los ojos de la sociedad. Sin embargo, la verdad es que, si nací así, fue porque Dios me creó y lo quería de esa manera. Cuando finalmente llegué a creer eso, fue entonces cuando comprendí que debía aceptar con orgullo y valor lo que otros llamaron ‘mariconeria’». Por este motivo, concluye que «dependía de mí vivir feliz o hundirme y vivir en una mentira que nunca sería realidad».

«Yo creo que nací gay», dice Páez. «A medida que fui creciendo me fui haciendo más consciente de ello, y a medida que crecía, como para tantos otros, se convirtió en mi gran dilema. Era motivo de preocupación que me interesasen cosas como el baile y la moda, cosas que en mi cultura eran para mujeres y homosexuales. Rehusé a hacer muchas cosas. A veces me daba vergüenza salir a la sociedad, enfrentarme a lo que realmente era», admite el deportista olímpico.

Páez ha revelado que «a los 15 años, mientras otros niños jugaban fútbol y comían helado con chicas, mi mente estaba luchando con pensamientos y preguntas sin fin. Poco a poco me di cuenta de que solo yo tenía mis respuestas. Sin embargo, incluso cuando encontré esas respuestas, me preocupaba cómo se sentiría mi familia. ¿Qué dirían mis hermanos? ¿Cómo reaccionarían mis amigos? ¿O la gente que está fuera mirándome desde las gradas?». La primera persona a la que se abrió sobre su condición homosexualidad fue a su madre, al cumplir los 18 años. «Las madres lo saben. Mi mamá lo sabía. Ella sabía cómo aceptarme. Y a pesar de que lloró y le dolió un poco, al final se lo tomó muy bien».

Con sus hermanos la salida del armario fue muy fácil. Ante el que más «miedo» sentía era su padre «porque es militar y pensé que me rechazaría. Él lo sabe desde hace aproximadamente un año y me aceptó como soy». Por otra parte, el clavadista defiende que «al compartir mi historia, espero ayudar a que la homosexualidad sea una palabra tan común como la heterosexualidad».

En su opinión, «tenemos que leerlo, decirlo y aceptarlo con claridad y madurez. Se tiene que entender que todos somos iguales. Ser gay no nos hace menos como hombres, o a las chicas menos mujeres». Así pues, deja claro que «ser gay no es una enfermedad». Por ello, Páez considera que «aceptarnos y respetarnos a nosotros mismos son grandes primeros pasos. La vida es demasiado bella para esconderse en un armario» y asevera que «nunca me rendiré».

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido

Al navegar por nuestra web, aceptas el uso de las cookies. Más información

POLITICA DE COOKIES

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las utilizamos para entender mejor la manera en la que se usa nuestra página web y de esta manera poder mejorar consecuentemente el proceso de navegación. Las cookies son el referente que nos indica, por ejemplo, si una página de nuestra web ha sido vista con anterioridad, o si su visita es nueva o recurrente. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

Cerrar