"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Festival de Eurovisión 2018: el cacareo de Netta triunfa y Amaia & Alfred defienden lo indefendible

“Gracias por elegir diferente”, dijo Netta, cuyo “Toy” se impuso en el último momento al poderoso “Fuego” de la chipriota Eleni Foureira, dando a Israel su cuarta victoria, la primera desde que la también única en su especie Dana Internacional se tornara en una de las ganadoras más icónicas de la historia del festival con “Diva”. Memorable para bien y para mal por su irónico cacareo, la canción es de una peculiaridad que, sin faltar, roza lo molesto, pero su poderoso mensaje antibullying, así como la imaginativa forma de transmitirlo, es relativamente digno del primer puesto de un certamen que siempre busca celebrar la identidad más “freak”. Entretanto, la alternativa chipriota no dejaba de ser un espectáculo que, precisamente por tener el honor de ser comparado a Beyoncé, carecía de verdadera esencia propia. Dicho esto, pese a sus buenas intenciones, espero no tener que sufrir “Toy” nunca más, así que, de los dos front-runners del 63° Eurovisión, me habría quedado con Chipre, que además no ha ganado todavía.

Israel y Chipre, favoritas desde el principio, recibieron un buen susto por parte de Austria, por la que Cesár Sampson y su “Nobody but you” conquistaron incomprensiblemente el voto del jurado internacional pese a, esta vez sí, no tener nada especial. Suerte que el público votó con algo más de lógica (que tampoco demasiada) y lo bajó hasta tercera posición. Claro, que así subió el horror de Dinamarca (“Higher Ground”, de Rasmussen) hasta la novena posición, así que no sé qué es peor. El país norteño no fue el único que avanzó posiciones en último momento, lastrando las esperanzas de España de quedarse con un relativamente decente 17° puesto y relegándola al 23° lugar. Vamos, otro patinazo. Y eso que las casas de apuestas situaban a nuestro país bastante más arriba. Pero, claro, eso fue antes de que saliera a la luz la puesta en escena, la cual podríamos perfectamente tachar de “espantosa” de no ser porque, para definir algo, antes tiene que existir, y en este caso TVE se ha superado a sí misma al no planear absolutamente nada. ¿A qué se han dedicado estos meses de preparación? Porque los paseos de la pareja estaban más coreografiados en la Academia de OT… ¿Y qué decir del vestuario? Pues que apenas llamaba la atención, pero, de hacerlo, era para mal, como en el caso de los espantosos adornos del traje de Alfred, quien por cierto estaba visiblemente más nervioso que la siempre impasible Amaia.

Relamida y monótona, “Tu canción” no era ninguna maravilla, pero con dos artistas como Amaia y Alfred, quienes bordaron la actuación con esa magia que los caracteriza, bien podría haber alcanzado una posición digna. Pero nada, hemos hecho el ridículo nuevamente, y esta vez sin proponerse nadie otra cosa siquiera. Sean quienes sean los responsables, definitivamente espero que hayan amanecido con una carta de despido sobre la mesa. Es más, toda la organización debería replantearse su propósito vital. Sin alejarse de la sencillez, podría al menos haberse jugado con las luces para crear una atmósfera estelar a lo La La Land, pero para qué molestarse. Y, claro, sumando todo ello a que en Europa no saben que Amaia y Alfred no tienen nada de convencionales, al final hemos mandado un mensaje de “viva la felicidad heterosexual” bastante carca y tontorrón. Dicho esto, y aunque sigo convencido de que Aitana y Ana War habrían triunfado con “Lo malo”, reconozco que los sinceros gestos de la pareja me emocionaron, si bien es cierto que, habiendo seguido de cerca Operación Triunfo, eso estaba prácticamente asegurado.

Por lo demás, aunque ha sido una edición bastante correcta, han faltado verdaderas maravillas. Personalmente, me quedo sin lugar a dudas con el tierno “Together” del irlandés Ryan O’Shaughnessy, deliciosamente acompañado de una dulce historia de amor gay (que, por cierto, fue censurada en China, costando al país los derechos de emisión). También me encantó el simpático “That’s how you write a song” de Alexander Rybak, quien no alcanzó el nivel magistral de “Fairytale”, por la que ganó en 2009, pero volvió a conquistarnos con su frescura, esta vez tocando instrumentos imaginarios que aparecían a su alrededor por medio de cuidados efectos. De la estonia Elina Nechayeva y su “La forza”, hay que destacar, cómo no, el espectacular (y carísimo; vamos, que casi lleva al país a la bancarrota) vestido, donde se proyectaban hipnóticos juegos de colores; de los moldavos DoReDoS y su “My Lucky Day”, los divertidos juegos de dobles y puertas; y de la británica SuRie y su “Storm”, la entereza para continuar la actuación aun cuando un espontáneo interrumpió sus claras referencias a la unidad europea postBrexit, dando mayor fuerza aún al mensaje. Tampoco estuvieron nada mal el conmovedor “You let me walk alone” del alemán Michael Schulte, el rítmico “Dance you off” del sueco Benjamin Ingrosso y el elegante “Mercy” de los franceses Madame Monsieur. Poco más que recomendar, por mi parte, si bien es cierto que la esencia del certamen siempre vuelve difícil emitir juicios plenamente justos.

Curiosamente, el país anfitrión, Portugal (cuyo público nos dio 12 puntos, contribuyendo a los 61 finales), quedó en última posición. Y merecidamente: con “O jardim”, Cláudia Pascoal nos permitiría dormir incluso en una fiesta eurovisiva. Menos mal, porque, si no, habríamos quedado aún peor, cosa que dos artistas como Amaia y Alfred no se merecen en absoluto. Por enésima vez: TVE, shame on you. Suerte, eso sí, que ambos saben perfectamente cómo funcionan TVE, Eurovisión y el mundo, con lo que esta experiencia, lejos de convertirse en una piedra en el camino, será por siempre otra de las muchas anécdotas peculiares que acompañarán sus prometedoras carreras. Dure lo que dure, y lo haga como lo haga, su amor ya es imperecedero.

  1. Israel: Netta, “Toy” – 529 puntos
  2. Chipre: Eleni Foureira, “Fuego” – 436 puntos
  3. Austria: Cesár Sampson, “Nobody but You” – 342 puntos
  4. Alemania: Michael Schulte, “You Let Me Walk Alone” – 340 puntos
  5. Italia: Ermal Meta & Fabrizio Moro, “Non mi avete fatto niente” – 308 puntos
  6. República checa: Mikolas Josef, “Lie to Me” – 281 puntos
  7. Suecia: Benjamin Ingrosso, “Dance You Off” – 274 puntos
  8. Estonia: Elina Nechayeva, “La forza” – 245 puntos
  9. Dinamarca: Rasmussen, “Higher Ground” – 226 puntos
  10. Moldavia: DoReDoS, “My Lucky Day” – 209 puntos
  11. Albania: Eugent Bushpepa, “Mall” – 184 puntos
  12. Lituania: Ieva Zasimauskaitė,”When We’re Old” – 181 puntos
  13. Francia: Madame Monsieur, “Mercy” – 173 puntos
  14. Bulgaria: Equinox, “Bones” – 166 puntos
  15. Noruega: Alexander Rybak, “That’s How You Write a Song” – 144 puntos
  16. Irlanda: Ryan O’Shaughnessy, “Together” – 136 puntos
  17. Ucrania: Mélovin, “Under the Ladder” – 130 puntos
  18. Países Bajos: Waylon, “Outlaw in ‘Em” – 121 puntos
  19. Serbia: Sanja Ilić & Balkanika “Nova deca” – 113 puntos
  20. Australia: Jessica Mauboy, “We Got Love” – 99 puntos
  21. Hungría: AWS, “Viszlát nyár” – 93 puntos
  22. Eslovenia: Lea Sirk, “Hvala, ne!” – 64 puntos
  23. España: Amaia & Alfred, “Tu canción” – 61 puntos
  24. Reino Unido: SuRie, “Storm” – 48 puntos
  25. Finlandia: Saara Aalto, “Monsters” – 46 puntos
  26. Portugal: Cláudia Pascoal, “O jardim” – 39 puntos
Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido

Al navegar por nuestra web, aceptas el uso de las cookies. Más información

POLITICA DE COOKIES

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las utilizamos para entender mejor la manera en la que se usa nuestra página web y de esta manera poder mejorar consecuentemente el proceso de navegación. Las cookies son el referente que nos indica, por ejemplo, si una página de nuestra web ha sido vista con anterioridad, o si su visita es nueva o recurrente. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

Cerrar