"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Nueva ola de violencia homófoba en Chechenia

Ramzán Kadýrov

Amnistía Internacional ha recibido informaciones creíbles que apuntan a una nueva ola de ataques contra personas homosexuales en Chechenia por parte de las autoridades locales, con al menos dos personas asesinadas. Así lo hacía público la pasada semana la organización de defensa de los derechos humanos en un comunicado en el que asegura que la ONG Russian LGBT Network dispone de informes verificados según los cuales las autoridades chechenas han detenido unos 40 individuos en un edificio gubernamental de la ciudad de Argún, donde habrían sido objeto de torturas y otros tratos inhumanos o degradantes. Según Amnistía, existen también evidencias de que las autoridades han destruido los pasaportes de algunas de las víctimas para evitar que salgan del país.

Hace apenas dos años, en abril de 2017, la comunidad internacional se estremeció ante las noticias publicadas por el diario ruso Novaya Gazeta, que apuntaban a una persecución orquestada por las autoridades chechenas contra su población homosexual. Dicha persecución se inició después de que la organización Gayrussia.ru llevase ante las autoridades chechenas una petición de autorización para que pudiera celebrarse el Orgullo LGTB en dicha región del Cáucaso. A partir de ese momento, salieron a la luz informaciones que indicaban la existencia de auténticos campos de concentración para homosexuales en Chechenia, donde se detenía y torturaba a personas «sospechosas» de ser homosexuales para que delataran a otros miembros del colectivo. Mientras que algunos de los detenidos murieron en dichos campos, otros fueron asesinados por sus familias en lo que se conoce como «crímenes de honor». Maxim Lapunov, la única víctima que, tras sobrevivir la primera ola de violencia, se atrevió a denunciar públicamente el calvario al que fue sometido, ha visto su denuncia archivada por las autoridades rusas.

Y es que, a pesar de las numerosas peticiones a nivel internacional, Rusia no ha abierto, a fecha de hoy, ninguna investigación oficial en relación a lo sucedido en la república caucásica. Hace tan solo un mes, por ejemplo, la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) publicaba un informe que consideraba probada la existencia de pruebas manifiestas de la persecución, tortura y ejecución de personas homosexuales en Chechenia, acusando a las autoridades rusas de una ausencia de voluntad política para esclarecer los hechos y depurar responsabilidades.

Vistos los antecedentes, las últimas noticias sobre la reanudación de la violencia resultan más que alarmantes. Las alegaciones sobre nuevas detenciones arbitrarias fueron recibidas por Russian LGBT Network el pasado 28 de diciembre, y hace pocos días han sido confirmadas. Su director, Igor Kochetkov, ha señalado que, aunque es imposible precisar el número exacto de víctimas, pueden asegurar que ha hay cuatro decenas de detenidos y, al menos, dos personas muertas a causa de las torturas. Añade Kochetkov que «sabemos que las detenciones son efectuadas por agentes de la autoridad, y que las víctimas son detenidas en Argún. La policía chechena se esfuerza para asegurarse de que las víctimas no salgan de la región ni acudan a los tribunales en el futuro. Requisan documentos, amenazan a las víctimas con procedimientos penales contra ellos o contra personas cercanas, y les obligan a firmar formularios en blanco».

Según Russian LGBT Network, esta nueva ola de persecución se habría iniciado tras la detención del administrador de un grupo de la red social VKontakte, usada por hombres homosexuales de la región para comunicarse. Tras arrestar al administrador, se habría iniciado una cadena de detenciones.

Varios grupos de activistas rusos ya advirtieron que, sin una investigación oficial de los hechos, era solo cuestión de tiempo que las autoridades chechenas reanudaran la persecución. Desgraciadamente, llevaban razón: el régimen de Ramzán Kadýrov, cuya homofobia ha quedado sobradamente demostrada, ha recibido carta blanca para seguir actuando impunemente. Sofocada la crisis separatista, además, el Gobierno checheno ha encontrado en el colectivo LGTB el perfecto chivo expiatorio. Si bien la investigación publicada por la OSCE ha constituido un paso importante por parte de la comunidad internacional, resulta evidente que no es suficiente y que se precisan acciones más contundentes a nivel global para poner fin a la brutal persecución que está teniendo lugar en la república caucásica.

Veces compartido
Comentarios
  1. YoMismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido