Temor por el futuro de la igualdad matrimonial tras el fallecimiento de la progresista Ruth Bader Ginsburg y la nominación de Amy Coney Barrett para sucederla, que podrían consolidar una aplastante mayoría conservadora.