Las personas trans ya pueden comenzar a realizar los trámites contemplados en la ley, pero la alegría no es completa: grupos ultraconservadores reúnen las firmas necesarias para activar un proceso de derogación mediante referéndum.