La acusada se enfrenta a una pena de hasta dos años de cárcel por «ofender a los sentimientos religiosos» al modificar la imagen de la Virgen Negra de Częstochowa para reivindicar la igualdad.