Las imágenes grabadas por una cámara de vigilancia, que recogen un momento de la persecución y que reflejan que se trató de una agresión grupal planificada, han resultado claves.