El fallo desestima la demanda de un soldado profesional que denunció que lo despidieron por ser gay. El alto tribunal estima que la ley de igualdad de trato no contempla la orientación sexual.