"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Nueva batalla por los derechos civiles: el Gobierno de Estados Unidos y el estado de Carolina del Norte, a los tribunales por su ley anti-LGTB

Loretta Lynch, fiscal general de Estados Unidos

Loretta Lynch

Rotundo posicionamiento de la fiscal general de los Estados Unidos, Loretta Lynch, que este lunes 9 de mayo anunciaba la presentación de una demanda federal contra el estado de Carolina del Norte, precisamente su estado natal, por negarse a cumplir el requerimiento del Gobierno de los Estados Unidos de paralizar la aplicación de su recientemente aprobada ley anti-LGTB, conocida ya en todo el mundo por su prohibición a las personas transexuales de usar los baños que corresponden a su identidad de género.

Lo hemos explicado en anteriores entradas. La ley de Carolina del Norte es posiblemente la más regresiva de las aprobadas en Estados Unidos contra las personas LGTB. Un texto que prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer nuevas medidas contra la discriminación de las personas LGTB y deroga las existentes, como la que ya había sido aprobada en Charlotte, que amparaba a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales ante cualquier tipo de discriminación de que fueran objeto en lugares donde se ofrecen servicios, como comercios, restaurantes, hoteles o taxis. Entre esas medidas se hallaba la de permitir a las personas transexuales que pudieran utilizar los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares.

Esta última medida fue la que se tomó como excusa para organizar con carácter de urgencia plenos en ambas cámaras del estado, a semejanza de lo que ocurrió hace unos meses en Houston (Texas), donde la campaña contra el uso de los baños femeninos por las mujeres transexuales fue feroz y vergonzosa, enarbolando el mito del “depredador sexual de niñas disfrazado de mujer”. En ambas cámaras, controladas por los republicanos, el resultado fue abrumadoramente mayoritario. El texto fue luego promulgado por el gobernador republicano Pat McCrory, que hizo oídos sordos a las peticiones para que lo vetara (como han hecho por ejemplo sus colegas de otros estados como GeorgiaIndiana o Dakota del Sur con leyes parecidas, influidos sin duda por la amenaza de graves pérdidas económicas si se terminaban promulgando).

Pat McCrory, gobernador de Carolina del Norte

Pat McCrory

En Carolina del Norte, sin embargo, y pese a que la ley ha encontrado fuerte contestación social y puede suponer la pérdida de importantes inversiones económicas, el gobernador McCrory ha decidido convertirla en el eje de su campaña para la reelección el próximo noviembre, confiado en que le reportará el apoyo masivo de los electores conservadores. Y ello pese a que no todos sus compañeros del Partido Republicano parecen entusiasmados con la ley. Es el caso del ya seguro candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, que hace pocas semanas mostraba abiertamente su desacuerdo con una norma que consideró innecesaria.

La aplicación de la ley, sin embargo, ha encontrado un serio obstáculo: la rotunda oposición de la administración Obama, que la semana pasada requería oficialmente al estado de Carolina del Norte que suspendiera su aplicación al considerar que violaba tanto el Título VII de la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe la discriminación en el empleo por razón de sexo, como el denominado de forma genérica “Título IX”, la ley que prohíbe a toda institución educativa que reciba fondos del Gobierno discriminar por razón de sexo (no confundir con el Título IX de la Ley de Derechos Civiles). Un razonamiento que coincide, por cierto, con una reciente decisión de la Corte federal de Apelaciones del 4º Circuito, con sede en Richmond (Virginia), que dio la razón a un adolescente transexual al que su instituto no permite usar los baños de chicos (se da la circunstancia de que la Corte de Apelaciones del 4º Circuito tiene también jurisdicción sobre Carolina del Norte).

Demandas cruzadas

Transcurrido el plazo que el Gobierno estadounidense  dio al estado de Carolina del Norte (que vencía este lunes), el gobernador McCrory no solamente se ha negado a suspender la aplicación de la ley, sino que directamente demandaba al Departamento de Justicia ante una Corte federal del estado por considerar que se extralimitaba en el ejercicio de sus funciones.

La respuesta de la administración Obama ha sido rotunda: a través de su fiscal  general, la afroamericana Loretta Lynch (natural, ella misma, de Carolina del Norte) anunciaba la presentación de una demanda federal por violación de los derechos civiles contra Carolina del Norte y su gobernador, Pat McCrory, entre otras instituciones del estado. Lo hacía, además, en un apasionado discurso, en el que situaba directamente esta batalla legal en el campo de los derechos civiles. Puedes leer aquí (en inglés) su discurso íntegro, que reproducimos más abajo en vídeo. Nosotros nos quedamos con sus últimos párrafos:

En lugar de ignorar a nuestros vecinos, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, aprendamos de nuestra historia y evitemos repetir los errores de nuestro pasado. Reflexionemos sobre una obvia, pero a menudo olvidada, lección: que una discriminación sancionada por un estado nunca resiste la mirada retrospectiva. No ha pasado aún tanto tiempo desde que algunos estados, incluyendo Carolina del Norte, tenían otras advertencias en baños, fuentes de agua y lugares públicos para mantener lejos a los diferentes*. Esos días oscuros ya pasaron, pero no sin dolor y sufrimiento y sin que se luchara para cambiar las cosas. Escribamos esta vez una historia diferente. No actuemos movidos por el miedo y la incomprensión, abandonando los valores de inclusión, diversidad y respeto por todo lo que hace grande a nuestro país.

Déjenme también dirigirme directamente a las personas trans. Algunas de ustedes han vivido libremente durante décadas. Otras todavía se preguntan cómo llevar las vidas que les ha tocado vivir. Pero no importa lo aisladas o asustadas que hoy puedan sentirse, el Departamento de Justicia y toda la administración Obama quieren que sepan que las vemos, que estamos con ustedes, que haremos todo lo que podamos para protegerlas de ahora en adelante. Sepan, por favor, que la historia está de su parte. Este país se fundó sobre las promesa de derechos iguales para todos, y siempre nos hemos esforzado por acercarnos cada vez más a esa promesa, poco a poco, día a día. Puede que no sea fácil, pero juntos lo conseguiremos.

* Lynch hace en esta frase una clara referencia a las leyes contra la segregación racial, que en su momento fueron objeto de otra batalla entre la administración federal y los estados del sur.

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido

Al navegar por nuestra web, aceptas el uso de las cookies. Más información

POLITICA DE COOKIES

Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de texto que su navegador almacena en el disco duro de su ordenador y que son necesarias para utilizar nuestra página web. Las utilizamos para entender mejor la manera en la que se usa nuestra página web y de esta manera poder mejorar consecuentemente el proceso de navegación. Las cookies son el referente que nos indica, por ejemplo, si una página de nuestra web ha sido vista con anterioridad, o si su visita es nueva o recurrente. Las cookies que utilizamos no almacenan datos personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas.

Cerrar