"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

El ministro británico de Educación disculpa a una escuela católica que distribuye material homófobico en sus clases

El ministro de Educación británico, el conservador Michael Gove, ha disculpado el uso de material homofóbico por parte de una escuela católica en sus clases de educación sexual argumentando que la legislación británica de igualdad, que prohíbe la discriminación por razones de orientación sexual -también en las aulas- no es de aplicación al contenido curricular de las escuelas. Sindicatos y organizaciones LGTB lo han criticado duramente.

El punto de partida de la polémica se sitúa en diciembre, cuando Brendan Barber, secretario general del Trade Union Congress (TUC, una federación de sindicatos) traslada al departamento británico de Educación su inquietud por el hecho de que en una escuela católica de Lancashire se haya distribuido un folleto titulado «Cómo convertirse en el hombre que Dios quiere que seas«. En él se presenta a un chico que presenta «atracciones homosexuales» de las que se sugiere que podrían ser consecuencia de una «relación problemática con su padre, una incapacidad para relacionarse con otros chicos e incluso de abuso sexual». El folleto también asegura que no existe el sexo seguro y que «los actos homosexuales son desordenados, como lo es el sexo contraceptivo entre heterosexuales. Ambos se dirigen contra el propósito natural que Dios le ha dado al sexo«.

Para el TUC, aunque la legislación de igualdad no se refiera expresamente a los contenidos del material escolar, el uso de un folleto como este choca frontalmente con la exigencia legal de impedir la discriminación por razones de orientación sexual en las aulas y envía a los estudiantes señales contradictorias. Para añadir más desconcierto, un portavoz del departamento de Educación ha expresado que «cualquier escuela que difunda material homofóbico estará actuando contra la ley».

Brendan Barber ha considerado «muy alarmante» la posición del ministro, mientras que Ben Summerskill, director ejecutivo del colectivo Stonewall, ha exigido a Educación que clarifique que materiales considera apropiados para su uso en clase. Adam Wagner, abogado y especialista en derechos humanos, considera que en todo caso este tipo de material podría utilizarse desde un punto de vista crítico y como parte de una discusión razonada acerca de las actitudes religiosas hacia la homosexualidad. por su parte Tony Fenwick, copresidente de la organización Schools Out, espera que la posición de Gove sea fruto de un malentendido. «La afirmación de Gove parece decir que las escuelas pueden escapar de su obligación y discriminar a las personas LGTB a través del currículum escolar«, ha afirmado. El Partido Laborista, por último, ha expresado que Gove muestra su incapacidad de proteger a los escolares de la propaganda fanática que pueda ser distribuida en las escuelas.

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido