"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

La justicia británica reconoce derechos parentales al padre gay del hijo de una pareja de lesbianas a las que donó esperma

La justicia británica ha reconocido el derecho del padre biológico (que además es gay) a compartir la responsabilidad parental del hijo de una pareja de lesbianas. Los jueces consideran que, en este caso concreto, ello beneficia al niño, que ya tiene un contacto regular con el padre según un primer acuerdo alcanzado con anterioridad.

La historia, muy resumida, es la que sigue. El hombre donó su esperma para que una de las chicas, amiga suya, pudiera llevar adelante la gestación. No solo eso, sino que en su momento aceptó casarse con ella debido a la presión de los padres de la mujer, que tenían dificultad en aceptar su sexualidad y presionaron para que el niño naciera en el seno de un matrimonio. Inicialmente llegaron a un acuerdo por el cual el hombre podría disfrutar del niño durante unas horas cada quince días, pero no reclamaría responsabilidad parental alguna. Con el paso del tiempo, sin embargo, el hombre reclamó ante la justicia ejercer su papel de padre. Ahora la justicia británica le ha reconocido ese derecho pese a la existencia del acuerdo previo, argumentando que las circunstancias pueden cambiar en función del tiempo y que debe adoptarse la decisión que sea mejor para el bienestar del menor. «Se acepta generalmente que un hijo gana teniendo dos padres. No necesariamente la suma de un tercero es desventajoso», argumenta uno de los jueces que han redactado la sentencia.

El caso nos recuerda a otro muy similar ocurrido California, donde también una mujer lesbiana recurrió a la donación de esperma de un conocido gay para quedar embarazada. Posteriormente el hombre reclamó compartir la custodia del hijo. En aquel entonces la justicia californiana falló en favor de la madre, argumentando que el papel que había sido acordado cuando el hombre donó su esperma no era el de padre, por lo que solo tenía derecho a las condiciones inicialmente pactadas (que sí incluían un calendario de visitas).

Una sentencia que pone sobre la mesa la necesidad de tener en cuenta las nuevas realidades familiares, tanto a la hora de legislar como a la hora de afrontar ciertas situaciones en las que a veces se opta por acuerdos entre partes sin prever todas las posibles consecuencias (recurrir a la inseminación por un amigo o conocido en lugar de a un donante anónimo, por ejemplo).

Comentarios
  1. Nacho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.