"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Dos británicos despedidos por discriminar a homosexuales reclaman ante Estrasburgo por un supuesto ataque a su «libertad religiosa»

Dos ciudadanos británicos que fueron despedidos de sus trabajos por discriminar a parejas del mismo sexo han recurrido al Tribunal Europeo de Derechos Humanos argumentando que han sido ellos los discriminados por sus creencias cristianas. En una hábil maniobra de imagen, además, los dos han presentado sus casos junto a los de otras dos personas que al parecer fueron despedidas por no quererse quitar una cruz del cuello.

Los dos casos relacionados con la discriminación homófoba han sido recogidos por dos manzanas. Uno es el de Lillian Ladele, una funcionaria despedida por el Ayuntamiento de Islington (al norte de Londres) por negarse a registrar uniones civiles entre personas del mismo sexo. Dos tribunales de apelación desestimaron sendos recursos de Ladele, al considerar que en el ejercicio de sus funciones como servidora pública esta no podía negarse a atender a ningún ciudadano en base a su orientación sexual. Ladele recurrió después a la Corte Suprema del Reino Unido, que ni siquiera tomó el caso en consideración.

El segundo caso es el de Gary McFarlane, terapeuta sexual y de pareja, despedido por la organización para la que trabajaba por negarse a prestar sus servicios a parejas del mismo sexo. McFarlane también recurrió a la justicia, argumentando que la obligación de atender a parejas homosexuales chocaba con sus creencias cristianas. El juez de la Corte de Apelaciones que denegó su recurso consideró que McFarlane tiene todo el derecho del mundo a tener sus creencias, pero que en ningún caso el cumplimiento de la ley puede ser supeditado a estas, y la legislación británica es clara al respecto: negarse a prestar un servicio por razones de orientación sexual es ilegal.

Lillian Ladele y Gary McFarlane han recurrido ahora al Tribunal Europeo de Derechos Humanos junto a Nadia Eweida y Shirley Chaplin, la primera de ellas despedida por British Airways y la segunda cambiada de puesto de trabajo por un hospital de Exeter por no quererse quitar una cruz del cuello, tal y como exigía la uniformidad de sus respectivos trabajos. Dos situaciones que -otras consideraciones aparte- desde luego no parecen comparables a la discriminación de personas homosexuales que pretendían hacer Ladele y McFarlane. Y aunque cada caso es independiente, su presentación ante la Corte Europea de Derechos Humanos y parte de las argumentaciones utilizadas son compartidas.

Habrá que ver que dictamina finalmente el alto tribunal europeo, que en caso de dar la razón a Ladele y/o a McFarlane sentaría un peligroso precedente.

Comentarios
  1. DexterMorgan
  2. luis
  3. Despotorramiento feroz
  4. Senfi
  5. Llanito
  6. MonEsVil
  7. yo
  8. carlitos5
  9. Nazareno
  10. Nazareno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.