"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Cardenal chileno carga contra el proyecto de Acuerdo de Vida en Pareja vinculando la homosexualidad a «violencia y crímenes»

El cardenal Jorge Medina ha enviado una carta al Senado de Chile en la que pide a los legisladores que se opongan a la aprobación del denominado Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), un proyecto de ley de uniones civiles abierto a las parejas del mismo sexo cuya tramitación se reactivó recientemente. El texto, cargado de odio, califica la homosexualidad de “aberrante, depravación grave, intrínsecamente desordenada, contraria a la ley natural, informal y negativa” y la vincula a “violencia y crímenes”.

La carta, dirigida en concreto a Hernán Larraín, presidente de la comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Senado de Chile, está redactada en términos virulentamente homófobos. «Lo aberrante de los actos homosexuales se pone de manifiesto, con toda evidencia, al considerar el hecho irrefutable de que la intimidad genital homosexual o lesbiana, es siempre absolutamente estéril y jamás dará ni podrá dar origen a una nueva vida, objetivo específico de la función de los órganos genitales, tanto masculinos como femeninos. Los datos acerca de las violencias y crímenes relacionados con las conductas sexuales inmorales son un indicio del desorden que ellas revisten, así como de su negativa influencia en la convivencia humana”, expresa el cardenal Medina, que en su defensa del matrimonio heterosexual tradicional como único modelo aceptable de familia carga también contra las parejas heterosexuales no casadas, a las que acusa de vivir en pecado “de concubinato, fornicación y, peor aún, de adulterio”. “Aunque haya personas a la que le molesten estos calificativos”, expresa el cardenal, “son fieles expresiones de la realidad”.

Por lo que se refiere a la posible aprobación del AVP, Medina advierte que «un legislador creyente, y más aún si se profesa católico, debiera considerar lo grave e incoherente que sería apoyar con su voto una iniciativa que debilitará aún más la institución matrimonial”. Medina acusa al actual presidente chileno, el conservador Sebastián Piñera, comprometido con la aprobación del AVP, de hacer una promesa «cuyo cumplimiento causa grave daño a las personas, carece de validez y no obliga en conciencia”. El cardenal aprovecha su carta para ajustar cuentas con otros expresidentes chilenos, como Ricardo Lagos, por su apoyo a la legalización del divorcio, que según él llevó a la “relativización y banalización del vínculo matrimonial”, o Michelle Bachelet, por facilitar la distribución de la píldora anticonceptiva, algo que a su juicio ha favorecido las “conductas sexuales irresponsables, egoístas y pecaminosas en la juventud”.

Lo cierto es que las declaraciones de Medina no sorprenden especialmente, al tratarse de un homófobo reconocido. Todavía producen vergüenza ajena recordar sus declaraciones de abril de 2012, cuando en plena resaca por la terrible muerte de Daniel Zamudio comparó el ser homosexual con «la desgracia de nacer sin un brazo”. También afirmó entonces que «las personas homosexuales llegan a extremos de violencia y de asesinatos de manera mucho más frecuente que los heterosexuales”. Jorge Medina no ha sido por cierto una figura secundaria de la iglesia católica. Con Juan Pablo II fue prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y como cardenal protodiácono fue el encargado en 2005 de anunciar al mundo la elección como nuevo Papa de Joseph Ratzinger.

Reacción del MOVILH

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual de Chile (MOVILH) ha reaccionado con dureza ante la misiva del cardenal Medina, que ha calificado de “delirante y ofensiva contra la dignidad de las personas y de todas las parejas que conviven, sean homosexuales o heterosexuales. La fijación que tiene Medina por imponer al matrimonio heterosexual como única forma válida de amar y construir familia, refleja un desprecio inhumano hacia la diversidad social”. “Responsabilizar a la regulación de las uniones del hecho por los quiebres matrimoniales o por la decisión de las parejas de convivir sin casarse, explicita una fanatismo y autoritarismo extremo que no ahorra en el uso de calificativos que denigran, humillan, ofenden y que por si solos se constituyen en una violación a los derechos humanos”, añaden desde esta organización.

El MOVILH ha denunciado además que Medina «interfiere además en el Estado laico (…) insistimos y seguiremos insistiendo en que las iglesias no pueden, ni deben interferir en la elaboración de las políticas públicas y leyes que en nada se relacionan con sus intereses. El AVP no tiene relación alguna con las religiones. Regula aspectos vinculados a las distintas formas de amar y vivir la sexualidad, justamente los planos donde la iglesia no tiene calidad moral para dar consejos, ni menos para hacer exigencias, pues cada vez que interviene en estos planos solo viola derechos humanos, y en medio de un obsesión con las prácticas sexuales y hasta con la genitalidad de otras personas”.

El doble juego de la jerarquía católica

Las declaraciones de Medina ponen de manifiesto una vez más el doble juego que utiliza la jerarquía católica cuando de ejercer su acción homófoba se refiere, como bien hemos recogido recientemente en dosmanzanas. Si en la India, por mencionar un ejemplo conocido, se opone incluso a la despenalización de la homosexualidad, en Reino Unido, donde las parejas del mismo sexo ya se pueden unir civilmente y adoptar y de lo que se trata ahora es de impedir la aprobación del matrimonio igualitario, la misma iglesia reconocía hace pocos días que las parejas del mismo sexo pueden ser buenos padres e insinuaba que la vigente ley británica de uniones civiles era una buena solución que garantizaba la no discriminación de las parejas del mismo sexo. En Chile, mientras tanto, la acción de la jerarquía católica se dirige en estos momentos a torpedear la posible la aprobación de una ley de uniones que curiosamente queda muy por detrás de la británica…

Veces compartido
Comentarios
  1. Cavernarius
  2. odin
  3. ChaniArg.
  4. Despotorramiento feroz
  5. Grano Grueso
  6. Bernardo
  7. Zekys

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido