"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

François Hollande pidió asesoramiento a José Luis Rodríguez Zapatero para tramitar la ley de matrimonio igualitario

Según informa eldiario.es, José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente de Gobierno español que promovió la reforma del Código Civil que abría el matrimonio a las parejas del mismo sexo en el año 2005, fue consultado por François Hollande, presidente de la República Francesa, para que le asesorara en el proceso de la misma índole que atraviesa el país vecino ocho años después.

Al parecer, fue a finales del verano de 2012 cuando Hollande contactó por teléfono con el expresidente español para solicitarle asesoramiento respecto a cómo acometer su propia reforma del Código Civil. De aquella llamada surgió una invitación para viajar a París y allí intercambiar ideas y tomar nota de cómo había sido el proceso español y cómo podría utilizarse esta experiencia para elaborar el modelo francés.  Hace un mes, otra llamada, esta vez de la ministra de Justicia Christiane Taubira, fructificó en el proyectado viaje. Una vez en París, Zapatero almorzó con la ministra para aportar su visión de cómo se debía encarar la reforma.

El principal consejo del expresidente fue el de no abrir debates particulares sobre asuntos que podrían ser controvertidos, sino abrir uno único sobre la igualdad de derechos. Se trataba de evitar polemizar sobre las repercusiones jurídicas que la igualdad matrimonial para las parejas del mismo sexo pudieran tener en cuestiones concretas como la adopción o las técnicas de reproducción asistida. Así, bebiendo de la experiencia española, el Gobierno francés ha centrado el debate en la defensa de la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos, uno de los principios fundamentales del pensamiento republicano. De ese principio se infiere que todos los matrimonios deben tener los mismos derechos, independientemente del sexo de quienes los integren. El consejo del español influyó en que el título definitivo del proyecto de ley fuera simplemente «Ley del Matrimonio», tras eliminar del mismo «y Adopción».

Sin poder afirmar que este asesoramiento influyera también en la redacción final del texto, llama la atención que dos de los apartados incluidos en el artículo primero de la reforma del Código Civil francesa, aprobado por la Asamblea Nacional el pasado sábado 2 de febrero, tengan que ver con algunos de los problemas que surgieron al tomar efecto la reforma española. Uno de ellos garantiza el derecho a contraer matrimonio en cualquier país, aunque las leyes locales lo prohíban, siempre que al menos uno de los contrayentes tenga la nacionalidad francesa. Recordemos a este respecto que en septiembre de 2012 el Gobierno daba instrucciones expresas a los consulados españoles de no celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo en el caso de que las leyes del Estado receptor se opongan al mismo. El otro apartado se refiere a los matrimonios en los que alguno de los contrayentes tiene una nacionalidad distinta a la francesa, y excluye la aplicación de la ley local del contrayente foráneo si supone un obstáculo para la celebración de un matrimonio entre personas del mismo sexo. Cabe recordar aquí también la actuación de jueces españoles como Laura Alabau, que trataron de impedir los matrimonios entre personas del mismo sexo si la ley del país de alguno de los contrayentes no los reconocía.

Tras la conversación con la ministra de Justicia, José Luis Rodríguez Zapatero fue instado por el Gobierno francés a participar en entrevistas donde pudiera explicar su experiencia y así crear un clima favorable al proyecto de ley. Zapatero declinó, arguyendo que podía entenderse como una injerencia en asuntos internos, pero se ofreció a publicar un artículo al respecto en prensa. El medio escogido fue el prestigioso Le Monde. De aquel artículo, en vista de cómo se han sucedido los acontecimientos en el país vecino, podemos destacar el siguiente párrafo:

Semejantes cambios rara vez han sido aceptados con facilidad. Es cierto que, cuando un país decide reconocer matrimonios del mismo sexo, tiene lugar un intenso debate social. No nos deben sorprender las reacciones adversas o incluso los discursos apocalípticos. Convertir una idea rechazada durante tantos años en algo natural y legal es algo plagado de incomprensiones. Aunque los hechos demuestran que este cambio suele enraizar firmemente donde se produce.

Y lo mismo ocurre con la libertad, en todas sus formas, porque es una fuerza imparable que solamente temen quienes no se pueden beneficiar.”

Veces compartido
Comentarios
  1. odin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido