"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Nuevo libro sobre Matthew Shepard alimenta teorías negacionistas

Un nuevo libro sobre el asesinato de Matthew Shepard niega que se tratase de un crimen homofóbico. El autor ofrece una teoría alternativa que ha dado alas a medios ultraconservadores para quejarse del “victimismo” de la militancia LGTB.

El periodista Stephen Jimenez afirma en un libro publicado recientemente que Matthew Shepard no fue víctima de un crimen homófobo. Según el periodista, el asesino del joven, Aaron McKinney, era en realidad bisexual y ambos habían tenido amistad y relaciones sexuales previamente. Ambos habrían sido además consumidores de metanfetamina, lo que según Jimenez estuvo en el origen del asesinato de Shepard. Una teoría que lleva a Jimenez a concluir que todo el activismo suscitado a raíz del asesinato de Shepard se habría basado en una mitología.

La familia de Shepard ha preferido no dar respuesta: “Los intentos recientes de reescribir la historia de este crimen de odio parecen estar basados en fuentes poco fiables, errores sobre hechos, rumores e insinuaciones… No respondemos a insinuaciones, a rumores o teorías de la conspiración. En su lugar, reiteramos nuestro compromiso con honrar la memoria de Matthew y nos negamos a ser intimidados con quienes pretenden mancillarla”.

La versión de Jimenez no es en realidad nueva. Ya en noviembre de 2004, este periodista fue coproductor de un polémico reportaje para la cadena ABC en el que daba rienda suelta a su teoría, minimizando o negando las pruebas a favor de la motivación homófoba que fueron determinantes en el juicio. Las inexactitudes de este programa fueron denunciadas en primer lugar por la Alianza Gay y Lésbica contra la Difamación (GLAAD), pero también por personas muy familiarizadas con los hechos como Moisés Kaufmann, director del El proyecto Laramie, o Dave O’Malley, el capitán de policía de Laramie (cuyos comentarios aparecieron muy selectivamente recortados en el reportaje). En primer lugar, con independencia de que McKinney o Shepard hubieran consumido drogas con anterioridad, no hay pruebas de que estas desempeñaran papel alguno en el asesinato. La teoría tampoco tiene en cuenta que el mismo McKinney reconoció en el juicio una motivación anti-gay, y de hecho recurrió al “pánico gay” como estrategia de defensa. De hecho, como denunció Judy Shepard, la madre de Matthew, en el reportaje se seleccionaron sus palabras de forma sesgada.

Se da también la circunstancia de que el autor de este libro es amigo de Tim Newcomb, abogado del otro asesino, Russell Henderson. De hecho, la versión de Jimenez hace aparecer a Henderson como una segunda víctima de McKinney, golpeada por éste al intentar impedir que siguiera agrediendo a Shepard. Asimismo, parece ser que meses antes de su investigación para el documental de 2004 Jimenez ya había adelantado el resultado.

La publicación de este libro ha sido utilizada por ámbitos homófobos para desacreditar la denuncia de la violencia contra las personas LGTB. En España, por ejemplo, webs ultraconservadoras han reproducido la noticia, considerando la versión oficial del asesinato de Shepard un ejemplo del modo en que el “lobby gay” quiere intimidar a quienes no acepten el “estilo de vida homosexual”. Según este discurso, la denuncia de los crímenes de odio sería una pura maniobra propagandística para imponer avances legislativos. Hay dos aspectos más que resulta interesante destacar. En primer lugar se dice, para reforzar el argumento, que el propio Stephen Jimenez es homosexual, como si ello añadiera credibilidad a sus tesis. En segundo lugar, llama la atención que uno de los argumentos preferidos es el hecho de que Matthew Shepard consumiera drogas, como si hubiera que llevar una vida intachable para poder ser considerado una auténtica víctima. No se trata, por lo demás, de un recurso novedoso, pues se emplea habitualmente para culpabilizar a colectivos discriminados y descargar la responsabilidad de quienes discriminan. Así sucedió también con el asesinato del joven gay chileno Daniel Zamudio.

Veces compartido
Comentarios
  1. Despotorramiento feroz
  2. Dr.Turbio
  3. Nazareno
  4. Gióniver Castillo Santana
  5. Gióniver Castillo Santana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido