"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Agreden en su piso de Moscú a un diplomático holandés y dejan un mensaje intimidatorio de carácter homófobo

La ofensiva homófoba en Rusia adquiere una dimensión si cabe aún más preocupante tras el ataque al diplomático holandés Onno Elderenbosch, víctima de una agresión en su propio domicilio del centro de Moscú en lo que parece una maniobra intimidatoria contra Holanda, y de forma expresa contra su política de defensa de los derechos LGTB. Los agresores dibujaron un corazón y dejaron escrito con un lápiz de labios las siglas «LGBT» en ruso en el espejo de la vivienda del diplomático.

Onno Elderenbosch, alto diplomático de la Embajada de Holanda en Rusia, dejó entrar en su apartamento del centro de Moscú a sus dos agresores al identificarse estos como trabajadores que debían revisar la electricidad en su vivienda. Elderenbosch les creyó al encontrárselos precisamente trabajando sobre un cuadro eléctrico en el edificio y estar el ascensor sin electricidad. En cuanto abrió la puerta los agresores le arrojaron al suelo, lo maniataron y lo agredieron, aunque todo apunta a que su intención era «dar un susto» al diplomático dado que sufrió solo heridas leves, según confirmó en su página de Facebook el ministro holandés de Asuntos Exteriores, Frans Timmermans. Eso sí, según informa la web rusa LifeNews, los agresores dejaron escritas con un pintalabios rosa sobre un espejo de la vivienda las siglas «LGBT» en ruso junto a un corazón. El mensaje intimidatorio resulta evidente.

La agresión a Elderenbosch  -por la que Rusia se ha disculpado oficialmente- tiene lugar pocos días después de la detención de un diplomático ruso en La Haya (detención por la que el Gobierno holandés también pidió disculpas a Rusia) y de que Holanda haya anunciado su intención de demandar a Rusia ante el Tribunal Internacional del Derecho del Mar por la detención de 30 activistas de Greenpeace (que a bordo de un barco de bandera holandesa llevaron a cabo una acción de protesta junto a una plataforma petrolífera rusa). Pero la crisis entre los dos países viene de más lejos, y las críticas vertidas desde Holanda a la situación de las personas LGTB en Rusia tiene mucho que ver.

COC Netherlands, principal organización LGTB holandesa, ha condenado el ataque a Elderenbosch. «Es terrible para la persona en cuestión y parece ser una nueva expresión de lo rápido que se deteriora la situación de las personas LGTB en Rusia», ha declarado su presidenta, Tanja Ineke, que ha aprovechado para pedir el rey Guillermo, que tiene previsto visitar Rusia en noviembre, que abogue ante Putin por la situación de las personas LGTB.

Holanda, un país muy activo contra la homofobia rusa

Y es que Holanda, quizá el país más «gay-friendly» de Europa pese a que también allí persisten bolsas de homofobia, es uno de los estados que con mayor ahínco defienden los derechos LGTB a través de su acción exterior. Y en esa línea las autoridades holandesas no han desaprovechado la ocasión de protestar contra la homofobia de estado en Rusia. No sentó nada bien a las autoridades rusas, por ejemplo, que el alcalde de Ámsterdam, Eberhard van der Laan, rechazara en abril encontrarse con Vladimir Putin durante la visita de este a Holanda en protesta por sus políticas homófobas, o que en agosto se celebrara en la capital holandesa un multitudinario evento de protesta en el que también participó su alcalde, con ocasión del concierto de una orquesta estatal rusa.

El propio Orgullo de Ámsterdam estuvo en buena parte dedicado a protestar contra la situación en Rusia, y en él participó en ministro de Economía holandés, Jeroen Dijsselbloem, que junto a otros miembros del Partido Laborista vistieron camisetas con el lema “Derechos LGTB para Rusia”.

Recordemos además que las primeras víctimas extranjeras de la nueva legislación rusa contra la “propaganda homosexual” fueron precisamente ciudadanos holandeses que grababan un documental sobre la vida de las personas LGTB en Rusia. Uno de los detenidos entonces, Kris van der Veen, ha asegurado hace pocos días estar convencido de que su detención fue perfectamente orquestada para que sirviera de ejemplo de lo que les puede pasar a los ciudadanos extranjeros que acudan a Rusia a interesarse por la situación de las personas LGTB en ese país.

Veces compartido
Comentarios
  1. Alan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido