"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Israel podría introducir uniones civiles para las parejas del mismo y de distinto sexo

Yesh Atid, el segundo partido en número de representantes en el Parlamento israelí (Knéset) e integrante del Gobierno de Benjamin Netanyahu, ha presentado un proyecto de ley para instaurar un modelo de enlace civil en el país. Israel solo permite en la actualidad los matrimonios religiosos, aunque reconoce los celebrados en el extranjero por parte de parejas del mismo o de distinto sexo.

La iniciativa tiene su origen en el partido centrista Hatnuah, cuya líder y ministra de Justicia Tzipi Livni propuso reformar la legislación matrimonial para permitir a las parejas judías escoger el rabino que oficie su boda, en lugar de que automáticamente les sea asignado el que les corresponde por su domicilio. Este martes, el diputado de Hatnuah Meir Sheetrit anunció su intención de presentar una ley de unión civil, que fue vetada por sus socios de Gobierno, los seculares de Yesh Atid. Sorprendentemente, el mismo martes, el ministro de Finanzas y líder de Yesh Atid, Yair Lapid, presentaba su propio proyecto de ley para regular las uniones civiles “entre dos seres humanos”, con los mismos derechos que los matrimonios.

La iniciativa se topó con la oposición de los ultranacionalistas de Habayit Hayehudi  (La Casa Judía), miembros también del Ejecutivo. El diputado Yonatan “Yoni” Chetboun calificó de “peligroso” el proyecto de ley porque según él creará “un Estado binacional de judíos y ciudadanos”. “Israel ha salvaguardado su linaje durante miles de años. Proyectos de ley como este podrían romper la nación en dos”, opinó. Lapid explicó en un comunicado que su partido “no tiene ninguna disputa o confrontación con la clase religiosa, pero necesitamos aportar una solución cívica para cada persona, judía o no judía, gay o hetero”. El expresidente del Tribunal Supremo israelí Aharon Barak también ha defendido una reforma de este tipo, ya que, en su opinión, la situación actual “viola el derecho constitucional al matrimonio”. Barak escribe que “una ley que impide a dos miembros del mismo sexo formar una relación de pareja es una violación de la dignidad humana” de ambos.

La legislación sobre el matrimonio en Israel

Lo ocurrido pone una vez más de manifiesto la necesidad de una reforma de las leyes en materia de matrimonio en Israel. Se trata de una situación que no afecta, por cierto, únicamente a las parejas del mismo sexo. En diciembre, por ejemplo, el Ministerio de Interior denegó la entrada en el país al marido de nacionalidad nigeriana de una mujer israelí.

En Israel solo existe el matrimonio religioso, y la mayoría de la población recurre al Rabinato para unirse según la ortodoxia judía (también pueden celebrarse matrimonios religiosos cristianos o musulmanes). Si una pareja heterosexual israelí desea contraer matrimonio no religioso, debe hacerlo en el extranjero, y luego solicitar su registro en Israel.

Siguiendo ese mismo esquema, desde que el Tribunal Supremo del país aceptara en 2006 la petición de cinco parejas gays de nacionalidad israelí casadas en el extranjero para que sus matrimonios fueran reconocidos y obligara a la Administración a registrarlos, Israel reconoce estos enlaces celebrados fuera de sus fronteras pero no permite su celebración. Aún así persisten importantes disfunciones. En 2011 llegó a conceder la nacionalidad a un ciudadano estadounidense no judío casado con un israelí en virtud de la denominada ley de retorno, que reconoce la ciudadanía israelí a cualquier judío (con independencia de su lugar de nacimiento) y a su cónyuge (sea o no judío), se aplica a un matrimonio homosexual. Pocas semanas después, sin embargo, la denegaba a un ciudadano uruguayo en un caso similar.

Según los sondeos, dos tercios de la población israelí apoya la aprobación de una ley de matrimonio civil, pero una propuesta similar a la presentada ahora por Yesh Atid fue derrotada en la Knéset en mayo del año pasado.

Veces compartido
Comentarios
  1. Ra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido