"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Anunciado un proyecto de ley de matrimonio igualitario en Virginia

El matrimonio igualitario y el fin de algunas discriminaciones empiezan a abrirse paso en Virginia. Un grupo de legisladores del estado norteamericano intenta aprovechar la ocasión que ofrece la victoria del gobernador demócrata Terry McAuliffe el pasado mes de noviembre para promover avances en los derechos LGTB.

En una rueda de prensa el pasado martes, el comité de legisladores demócratas anunciaba su intención de revertir el veto del matrimonio entre personas del mismo sexo (vigente desde 2006 tras ser aprobada por los votantes en un referéndum con el 57% de los votos), regular las uniones civiles, acabar con la discriminación en el acceso a la vivienda y prohibir las “terapias” pretendidamente reparadoras de la homosexualidad.

Una valiente agenda de reformas que, sin embargo, encontrará previsiblemente su principal escollo en la Cámara de Delegados del estado, de mayoría republicana. Además, debido al complicado proceso que marca la ley, el Comité de Privilegios y Elecciones del Senado (cámara en la que empatan republicanos y demócratas a 20 escaños) votó el mismo martes para retrasar hasta 2015 la tramitación de siete enmiendas constitucionales, entre ellas la necesaria para abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo. La modificación deberá ser aprobada por ambas cámaras legislativas en dos años diferentes con una elección de por medio, además de por los electores en referéndum. Una encuesta de septiembre del año pasado cifra en un 55% el apoyo a la medida, frente a un 37% que se opondría.

El senador abiertamente gay Adam Ebbin se refirió al matrimonio igualitario reclamando que Virginia “sea un lugar donde no se trate a las parejas del mismo sexo como ciudadanos de segunda clase”. El gobernador McAuliffe anunció el pasado sábado en su discurso inaugural que trabajará para que todos los niños del estado tengan las mismas oportunidades “independientemente de a quién amen” y que se ocupará de que “nadie pueda perder un trabajo simplemente por ser gay o lesbiana”. También algunos republicanos parecen empezar a darse cuenta de que la oposición a los derechos LGTB puede empezar a restarles votos, y dos legisladores de este partido han presentado sus propias propuestas antidiscriminatorias y para permitir la adopción por parte de parejas no casadas.

Pero la batalla no se dará solo por la vía legislativa; la judicial sigue, mientras tanto, su curso. Los jueces deberán escuchar este año los argumentos de las dos demandas presentadas por varias parejas del mismo sexo, representadas por la Asociación Americana de Libertades Civiles (ACLU) y la organización Lambda Legal, contra la ley que les impide contraer matrimonio. La primera audiencia tendrá lugar el próximo día 30 de enero en la ciudad de Norfolk.

Comentarios
  1. Gióniver Castillo Santana
  2. Castillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.