"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Frontal oposición de la Conferencia Episcopal de Venezuela al proyecto de matrimonio igualitario promovido por más de 40 colectivos

Como adelantamos hace dos semanas, más de 40 colectivos LGTB consignaron el pasado 31 de enero ante la Asamblea Nacional de Venezuela un proyecto de ley de matrimonio igualitario que cuenta con el aval de 20.000 firmas de ciudadanos de todo el país y con cierto grado de apoyo tanto entre el oficialismo como entre las filas de la oposición. Se inicia ahora un camino difícil, pagado de obstáculos y resistencias. Entre ellas, las de la Iglesia católica, que ya se ha apresurado a mostrar su rotunda oposición.

El texto del proyecto (que puedes consultar íntegramente aquí) incluye en su exposición de motivos la argumentación jurídica que sustenta su plena constitucionalidad. Y es que, aunque la Constitución venezolana protege en su artículo 77 “el matrimonio entre un hombre y una mujer” (sin negar que puedan existir matrimonios entre personas del mismo sexo) hay artículos de orden superior que protegen contra la discriminación y garantizan el respeto de derechos que no se mencionen explícitamente (como el artículo 22, que establece que “la enunciación de los derechos y garantías contenidos en esta Constitución y en los instrumentos internacionales sobre derechos humanos no debe entenderse como negación de otros que, siendo inherentes a la persona, no figuren expresamente en ellos”).

Como recogíamos en nuestra anterior entrada, el proyecto cuenta con apoyos de políticos del bloque que apoya al presidente Nicolás Maduro. Entre ellos los diputados Tania Díaz, Eduardo Piñate, Carlos Sierra o Eduardo Lima y los gobernadores de Vargas, Jorge Luis García Carneiro, y de Barinas, Adán Chávez. También se han pronunciado a favor la Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, el ministro para la Cultura, Fidel Barbarito, y la ministra para la Mujer e Igualdad de Género, Andreína Tarazón.

Habrá que ver si ello resulta suficiente para abrir las puertas a su discusión parlamentaria, aunque en este sentido los diputados opositores Juan Guaidó y Dinorah Figuera ya han adelantado su disposición a elevar la propuesta a la Asamblea.

Oposición de la Iglesia católica

Por lo pronto, quien si ha expresado su rotunda oposición es la Iglesia católica. La Conferencia Episcopal de Venezuela ha hecho pública una nota pastoral en la que califica al matrimonio igualitario de «distorsión». «En los últimos tiempos, debido a planteamientos antropológicos cuestionables, se han venido presentando visiones distorsionadas sobre el matrimonio y la familia, así como una ideología del género que pretende desvirtuar la Verdad sobre la persona humana, el auténtico sentido de la sexualidad y hasta cambiar la esencia natural del matrimonio. Una de esas distorsiones es el así denominado ‘matrimonio igualitario’ o uniones entre personas del mismo sexo», expresa la nota de los obispos.

«En nuestro país algunos grupos sociales están promoviendo la aprobación de este tipo de ‘matrimonio igualitario’ o uniones entre personas del mismo sexo. Incluso han hecho la solicitud de la sustitución de los términos ‘marido y mujer’ por ‘personas’ en el artículo 44 del Código Civil Venezolano; esto con el fin de que en Venezuela pueda ser aprobado el llamado matrimonio igualitario. En este sentido, queremos llamar la atención a todos los creyentes y personas de buena voluntad», continúan los obispos. «Ninguna ideología puede cancelar del espíritu humano la certeza de que el matrimonio en realidad existe únicamente entre dos personas de sexo opuesto, que por medio de la recíproca donación personal, propia y exclusiva de ellos, tienden a la comunión de sus personas. No existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia», argumentan.

«En las uniones homosexuales están completamente ausentes los elementos biológicos y antropológicos del matrimonio y de la familia que podrían fundar razonablemente el reconocimiento legal de tales uniones. Éstas no están en condiciones de asegurar adecuadamente la procreación y la supervivencia de la especie humana. En las uniones homosexuales por otra parte, falta la dimensión conyugal, que representa la forma humana y ordenada de las relaciones sexuales», añade la nota de la Conferencia Episcopal, para la que la Constitución venezolana «acepta como válido sólo el matrimonio entre un hombre y una mujer». Los obispos rechazan además que el matrimonio igualitario sea un derecho humano. «Los derechos humanos nacen de la ley natural y de la moral auténtica y no de ideologías, de propuestas culturales o de decisiones de entes jurídicos o legislativos», afirman.

La presentación del proyecto, una fiesta reivindicativa

La aprobación del proyecto al que con tanta virulencia se opone la Iglesia católica resolvería la situación de atraso que Venezuela vive por lo que al reconocimiento jurídico de las parejas del mismo sexo se refiere. Hace pocas semanas nos hacíamos eco de la negativa del Registro Civil de Caracas a inscribir el matrimonio celebrado en Argentina entre dos ciudadanas venezolanas. Una negativa que tenía lugar poco después de que la justicia de ese país se negara también a reconocer a otra pareja la posibilidad de ver reconocida su unión de hecho al entender que las leyes venezolanas solo permiten entender esta unión como “entre un hombre y una mujer”, dejando como única posibilidad para la pareja la constitución de una comunidad de bienes ordinaria.

Es por eso la presentación del proyecto, el pasado día 31 de enero, congregó frente a la Asamblea Nacional de Venezuela a una multitud de activistas LGTB que en un ambiente festivo reivindicaron la necesidad de una ley así. Os dejamos con un reportaje elaborado por Edgar Carrasco que recogió allí mismo diversos testimonios:

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido