"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Una joven transexual, vinculada al mundo de los videojuegos, se suicida tras una campaña de acoso por internet

Rachel Bryk, una chica trans de 23 años, tenía un futuro prometedor por delante, pero se lo arrebataron. Hastiada, o quizá atormentada, decidió quitarse la vida. Bryk saltó del puente George Washington (entre Nueva York y Nueva Jersey, en Estados Unidos) la noche del pasado 23 de abril. Previamente a su triste final, la joven transexual fue víctima de una campaña de acoso y de transfobia. Trabajaba como programadora en el entorno de videojuegos. Al anunciar sus intenciones en Ask.fm recibió mensajes de odio como “no mereces ni morir”, “ojalá sobrevivas” o “volverás en pocos días utilizando el drama que has creado”.

La enésima víctima de la intolerancia y el acoso; esa es Rachel Bryk. Pero en Twitter se reivindica su memoria con el hastag #hernamewasrachel (su nombre era Rachel). Es una forma de exigir que se ponga rostro a las víctimas del acoso de origen LGTBfóbico y de expresar la repulsa de los que desean una sociedad igualitaria. En el caso de Bryk, además de por su identidad de género, se une otra corriente de odio: la laboral. Se convirtió de una persona conocida en el mundo de los videojuegos, trabajando en la programación de Dolphin (un emulador para Nintendo Gamecube, Wii y Triforce que funciona en los sistemas operativos de Windows y Linux). Pero a determinados grupos no les gustaba la actitud crítica del movimiento ‘Game Gate’ (al que pertenecía) frente al servilismo de algunas revistas y publicaciones especializadas en videojuegos.

“Ella era muy inteligente, muy buena con los ordenadores”, aseguraba Lisa Bryk (la madre de Rachel), al conocer la penosa noticia de la muerte de su hija. «La echaremos de menos”, se lamentaba a continuación su madre. A Bryk se le diagnosticó artritis reumatoide en una edad temprana y, como consecuencia de esto, convivía con un dolor crónico. Debido a esta circunstancia, tenía dificultades a la hora de conseguir un trabajo o de mantener un horario regular. No obstante, descubrió un universo nuevo en la programación informática y en el anime. Pero también se fue poniendo, poco a poco, en el ojo del huracán de extremistas e intolerantes que, por discrepancias con su visión informática y de los videojuegos, utilizaban su identidad de género como arma arrojadiza.

Rachel Bryk, como en la Crónica de una muerte anunciada, avisó de su posible intento de suicidio, pero no recibió el apoyo necesario. “Cualquier muerte de un transexual es una buena noticia” o “puto maricón” fueron algunos de los desalentadores mensajes que recibió como respuesta. Incluso, tras su deceso, alguno se atrevió a declararlo como una “victoria”. Antes de suicidarse, Bryk se sumió en una profunda depresión.

Por otra parte, sus compañeros han publicado una carta conmemorativa en la que expresan: “gracias a Rachel, Dolphin, como software y como comunidad, ha mejorado mucho en los últimos años. Y ella será muy recordada por todos. Somos más fuertes, mejores personas gracias a conocerla”.

Stop al acoso transfóbico

En enero recogíamos la desgarradora historia del suicido de Leelah Alcorn, una adolescente de 17 años, que conmocionaba a la comunidad LGTB. Leelah no pudo soportar la incomprensión de su familia y de su entorno hacia su condición de mujer transexual, reiterada y cruelmente negada por sus padres. Alcorn era una chica que vivía en una pequeña localidad del estado de Ohio, en los Estados Unidos.

Si en dosmanzanas nos hacemos eco de estas historias es porque, desgraciadamente, son las que alcanzan relevancia pública, pero es razonable pensar que no son las únicas y que hay otras muchas que no llegamos a conocer. La lucha contra LGTBfobia, la aprobación de leyes que persigan los actos motivados por el odio a la diversidad (incluidas las amenazas y la violencia verbal en redes sociales, foros y demás espacios de internet) y la observación y aplicación estricta de estas legislaciones igualitarias y antidiscriminatorias son algunos de los pasos que las administraciones deberían de dar y que, sin embargo, suelen encontrar el escollo del desconocimiento, la ignorancia o la falta de compromiso de algunos políticos o partidos (en nuestro país y en el ámbito internacional).

Veces compartido
Comentarios
  1. Randy
  2. Juli
  3. pickman
  4. william fernando silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido