"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Un obispo suizo cita la condena a muerte en el Levítico como autoridad para opinar sobre homosexualidad e Iglesia católica

El obispo Vitus Huonder, de Chur (Suiza), ha levantado una fuerte polémica en el espacio de lengua alemana por citar como autoridad un texto que llama a condenar a muerte a los homosexuales. Se trata de los pasajes del libro del Levítico, en la Biblia, que se utilizan habitualmente para respaldar la condena eclesiástica de la homosexualidad. Según este obispo, estos fragmentos deberían bastar para concluir el debate. En palabras de Vitus Huonder, «solo hablar de ello es ya un ataque al Creador».

La condena de la homosexualidad en el libro del Levítico debería bastar para cerrar el debate en la Iglesia católica. Esta, al menos, parece ser la opinión del obispo de Chur (Suiza), Vitus Huonder, según lo que dijo en un encuentro titulado «La alegría de creer» en la ciudad alemana de Fulda, y que fue recibida con aplausos. Tras citar dos textos del Levítico habitualmente utilizados para condenar la homosexualidad, Huonder afirmó que «ambos pasajes deberían bastar por sí solos para encarrilar correctamente la cuestión de la homosexualidad desde el punto de vista de la fe«. Asimismo, y como era de esperar, se pronunció en contra de las familias LGTB: «No existe la variedad de modelos de matrimonio y familia (…), solo hablar de ello es ya un ataque al Creador«.

Las reacciones y la polémica no se han hecho esperar, especialmente en Suiza y en el espacio de lengua alemana. La organización LGTB suiza Pink Cross ha asegurado encontrarse «escandalizada y enfadada» y ha exigido una disculpa. En este sentido, la entidad ha anunciado que esta semana interpondrá una denuncia contra el obispo. «Sí, para nosotros la libertad de opinión y religión son un bien superior. Toda persona puede legítimamente tener su opinión y expresarla. Lo que no está protegido, sin embargo, es cualquier opinión que llame al odio y el crimen (…) No todas las iglesias son homófobas y la mayor parte de los representantes y miembros no lo son en absoluto. Nuestra denuncia se dirige directamente al obispo de Chur. Agradecemos todas las voces que también dentro de la iglesia e iglesias a favor de los derechos e igualdad LGBT», han aclarado.

Pero también ha habido reacciones desde la misma jerarquía. No como una crítica abierta, eso sí, sino más bien en forma de «matización». Para Markus Büchel, obispo de St. Gallen (Suiza), el asunto es más complejo. En una carta dirigida a los fieles de su diócesis, Büchel señala que respetar la dignidad humana de una persona conlleva no reducirla a su sexualidad. Una correcta interpretación debe hacerse desde el punto de vista del amor al prójimo, además. «Nuestro saber actual sobre la homosexualidad como una disposición y como una orientación sexual no elegida era desconocido en tiempos bíblicos«, señaló.

Ante la polémica generada, y como suele ocurrir, el obispo Huonder ha afirmado que todo se trata de un «malentendido«. Según él, nunca quiso rechazar a las personas homosexuales, y se remite a la doctrina recogida en el Catecismo de la Iglesia católica (en concreto, los párrafos 2357-2358). En todo caso, por más que se le pueda conceder que no interpretaba el pasaje literalmente, no deja de llamar la atención que a estas alturas alguien pueda afirmar que una cita del Levítico puede zanjar la cuestión de las relaciones afectivas y sexuales entre personas del mismo sexo en el seno de la Iglesia católica.

Por otro lado, las declaraciones de este obispo no son nuevas. En otras ocasiones ya había manifestado una postura radicalmente contraria al reconocimiento de los derechos de las personas LGTB. A principios de este año, se enfrentó a uno de sus párrocos, Wendelin Bucheli von Buerglen, porque este había bendecido a una pareja de mujeres, lo que se resolvió con el traslado del párroco rebelde a la diócesis de Lausana. Parece claro, pues, que Huonder pertenece al ala más conservadora de la jerarquía católica.

Por lo demás, sus declaraciones pueden tomarse como ilustración de las tensiones que parecen habitar la Iglesia católica: quienes plantean algún gesto de apertura y quienes defienden una estricta reafirmación doctrinal. El tema más candente es el de la comunión de las personas divorciadas que han vuelto a contraer matrimonio por vía civil. Pero sin duda, la realidad LGTB es otro tema conflictivo. Pocas cosas pueden atestiguar mejor estas tensiones que el cambio de postura del obispado de Cádiz sobre la autorización a Álex Salinas para que sea padrino de bautismo de su sobrino. Si estas tensiones son las propias de un cambio general en el futuro, o si serán barridas por una nueva reafirmación conservadora, solo el tiempo lo podrá resolver.

Veces compartido
Comentarios
  1. javi
  2. rac
  3. Cavernarius
  4. Daniel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido