"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

Segunda agresión de carácter homófobo denunciada en Cantabria en pocas semanas

Dos estudiantes universitarios de Madrid han denunciado haber sido víctimas de una agresión de carácter homófobo en Torrelavega (Cantabria). Ocurrió en la madrugada del domingo, cuando la pareja caminaba por la calle tras dar por terminada una noche de fiesta. Otro joven les increpó al grito de “mariquitas” y propinó un puñetazo a uno de ellos. El otro chico, que salió en defensa del primero, también fue agredido. 

Según detalla El Diario Montañés, la agresión se produjo sobre las cinco de la madrugada del domingo, cuando los agredidos iban caminando por la calle Augusto González Linares de Torrelavega hacia un aparcamiento en el que las amigas con las que habían salido esa noche habían dejado estacionado su coche. Los dos chicos, estudiantes universitarios de 21 años, habían viajado a Cantabria para pasar el fin de semana. Al cruzarse con un chico y una chica, al parecer pareja, escucharon «¡mariquitas!». Ellos replicaron con un «¿Qué estás diciendo?» ante lo cual el agresor dio un puñetazo en la cara a uno de los muchachos, al que derribó. El otro salió en su defensa, pero al tratar de apartar al agresor sufrió un mordisco en su mano izquierda (ver fotografía difundida por los denunciantes).

Según continúa narrando el diario cántabro, la chica intentó separar a su novio, e incluso pidió a los dos agredidos que «no lo provocaran». Las dos parejas finalmente se separan en direcciones opuestas, pero el agresor siguió increpando a los dos agredidos al grito de «¡ven aquí, mariquita!» cuando estos miraron hacia atrás. Siempre según El Diario Montañés, el agresor era un hombre joven, de entre 18 y 25 años, de origen latinoamericano, piel oscura, pelo corto, delgado y una estatura aproximada de 1,65 metros.

La sorpresa llegó en el aparcamiento, cuando agresor y agredidos volvieron a coincidir, aunque el primero no se dan cuenta. Los dos muchachos, asustados, se escondieron detrás de un coche, desde donde pudieron anotar la matrícula del coche que utilizó el agresor. Posteriormente acudieron al Hospital de Sierrallana, y ya con los partes de lesiones a la Comisaría de Torrelavega a presentar sendas denuncias.

Los chicos, uno de los cuales tiene su residencia en Torrelavega pese a estudiar en Madrid (el otro sí reside en la capital) están ya en contacto con los colectivos Arcópoli (Madrid) y Alega (Cantabria), según han hecho público en un comunicado conjunto, para el acompañamiento de la denuncia y el proceso judicial. Los dos jóvenes, por cierto, se lamentan también de no haber recibido ninguna ayuda de varias personas que a esas horas salían de los últimos bares abiertos y que presenciaron los sucedido.

“Parece ser que tristemente la tendencia respecto al aumento de los delitos de odio que existen en otras comunidades autónomas ha llegado también a Cantabria. En pocas semanas contamos con dos casos de agresiones homófobas. Animamos a las víctimas a que denuncien y se haga visible para poder actuar en consecuencia. En las próximas semanas vamos a convocar una mesa de trabajo donde esté representado el Gobierno regional, Físcalía y Delegación del Gobierno como representante de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Debemos trabajar de manera coordinada y efectiva para que hechos como este y otros que pudieran llegar no queden impunes”, ha expresado al respecto Javier Igareda, de Alega.

Segunda agresión que trasciende en pocas semanas

En efecto, no ha pasado ni mes y medio desde que trascendiera otra agresión en Cuchía (ocurrida en realidad en junio), no lejos de Torrelavega, también en Cantabria. En aquella ocasión fue un matrimonio de chicas la que resultó agredida por un joven que se encontraba de vacaciones en el lugar. Una de las agredidas sufrió lesiones en un ojo.

Cuando en abril recogíamos las estadísticas de delitos de odio denunciados en 2014, Cantabria era precisamente una de las provincias en la que no constaba ninguno (junto a Álava, Burgos, Cáceres, Córdoba, Guadalajara, Huelva, Jaén, La Rioja, Lugo, Ourense, Palencia, Salamanca, Soria y Teruel). Ya sabemos que no será así en 2015. Ya entonces advertíamos de que este dato podía transmitir una imagen equivocada. Por un lado, bien puede ser que en estas provincias –al menos en algunas– haya existido una deficiencia en el reconocimiento de los incidentes. Por otra parte, y según datos de la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales) más del 70% de quienes sufren agresiones físicas o verbales o amenazas con tintes LGTBfóbicos no lo denuncia (entre el 60 y el 90%, según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea).

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido