"Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta" - Ana Botella

México entre el placer y la muerte: críticas de las películas «La región salvaje» e «Y tú mamá también»

Pese a los avances económicos que ha atravesado durante los últimos años, México sigue siendo un país anclado en el pasado en lo que a progresismo social respecta, debido en gran parte a la fuerte influencia del Catolicismo, profesado según datos oficiales por más del 80% de la población. Concretamente con respecto a la comunidad LGTB, aunque la situación está cambiando gracias tanto a la aprobación de leyes igualitarias como al denominado “dinero rosa”, México sigue siendo uno de los países más LGTBófobos del mundo, habiéndose registrado durante las últimas dos décadas una desalentadora media de 65 asesinatos al año. ¿Y a qué viene tratar ahora tan terrible realidad? Pues al estreno de una de las cintas más polémicas del año: La región salvaje, de la que os hablo hoy en compañía de todo un clásico de la industria cinematográfica mexicana: Y tu mamá también, otra provocativa exploración de la sexualidad.

La región salvaje (2016) es la última película del audaz Amat Escalante, el siempre polémico realizador de las violentas Sangre (2005), Revolución (2010) y la aclamada Heli (2013). Misteriosa e inquietante, la cinta busca reflexionar sobre la fragilidad del amor en un mundo inevitablemente hipócrita, lo cual hace a través de varios personajes turbadoramente atraídos por una fuerza mística del bosque capaz de granjear inmenso placer pero también la muerte más dolorosa. Bien escrita por Gibrán Portela y el propio Escalante y protagonizado por Ruth Ramos, Simone Bucio, Jesús Meza y Edén Villavicencio, la cinta explora las consecuencias del machismo y la homofobia de una forma nunca vista, arriesgando tanto en sus planteamientos como en la forma de llevarlos a cabo. «Nunca pienso en las polémicas, no aspiro a ellas. Más bien querría que mis filmes gustaran a todo el mundo. Pero sí espero impresionar, que la película se quede en la memoria, y trato de ser honesto conmigo mismo», aseguró Escalante tras el controvertido estreno del film en Venecia, donde se alzó con el León de Plata a mejor dirección. Él dijo haber hallado inspiración en un artículo titulado Ahogan a jotito (sinónimo despectivo de «homosexual») que iba acompañado de una imagen del cadáver en cuestión, desnudo. Parece ser que el realizador incluso reprodujo una portada parecida y la difundió por su ciudad (Guanajuato, donde se ambienta la cinta), comprobando que entre tanto conservadurismo religioso la respuesta era nula.

Estrenada quince años antes, Y tu mamá también (2001) presenta la sexualidad de un modo diametralmente opuesto, transmitiendo libertad por todos sus poros. En ella, el realizador recientemente oscarizado por Gravity (2013), el gran Alfonso Cuarón, presenta un romance juvenil a tres bandas donde el sexo actúa de canalizador de la crisis socio-político-económica de la sociedad mexicana. Y lo hace sin juzgar jamás a sus alocados personajes: dos grandes amigos (Gael García BernalDiego Luna, actualmente dos estrellas del cine mexicano pero por aquel entonces verdaderos descubrimientos receptores del reconocimiento revelación actoral de Venecia) que se embarcan en un viaje sin rumbo fijo en compañía de una deprimida mujer española (la siempre maravillosa Maribel Verdú) con la que ambos inician sendos romances que inevitablemente terminan cruzándose… y fusionándose. De esta forma, los hermanos Cuarón (sí, Carlos Cuarón coescribió el brillante libreto, optando junto a su hermano al Óscar a mejor guion original, reconocimiento que ya recibieron en Venecia) cuestionan los límites de la heterosexualidad y la hombría que, desde el principio, atribuyen a sus personajes. Nos hallamos ante una road movie intensa y poética cuya melancolía atraviesa la piel del espectador conforme la aparentemente distendida trama se va volviendo más dramática y existencial. Y es que la provocación sexual esconde una hermosa descripción del fuertemente México contemporáneo.

Tanto Y tu mamá también como La región salvaje exploran el erotismo de formas arriesgadas e impactantes, sea a través de un alocado trío en busca de sentido vital, sea en forma de una criatura fantástica transmisora de placer, pero la primera está llena de frescura y optimismo, mientras que la segunda nos arrastra hasta un universo tan hipnótico como pesimista. Sin embargo, en última instancia, ambas exploran la vieja relación entre eros y tanathos, con el sexo como delectación suprema y la muerte como inevitable desembocadura.

 

Veces compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas para enfatizar texto o enlazar páginas: <em>Para texto en cursiva</em>, <strong>para texto en negrita </strong>, <a href="http://www.google.es" title="Un buscador"> Google<a> para enlazar páginas web, <del>para mostrar texto tachado</del>, <blockquote> para citar textos largos de varios párrafos</blockquote> y <q>para citar textos cortos de un solo párrafo</q>

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar. No admitiremos los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia, o cuya finalidad sea provocar y distorsionar intencionadamente los debates. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar inmediatamente el comentario sin necesidad de notificarlo a su autor.

Veces compartido